Estás en: Inicio / Mundo Plus / Estilos de vida / Agresividad infantil: 3 de cada 7 niños que van al psicólogo son violentos

Estilos de vida

Agresividad infantil: 3 de cada 7 niños que van al psicólogo son violentos

En esta nota conocerás las causas y cómo detectar si tu hijo tiene es agresivo.

En los últimos años, se ha empezado a registrar un incremento en los casos de niños violentos, lo que se traduce en una gran preocupación para los padres de familia en la actualidad.
Según los psicólogos del Instituto de Psicología Integral Riqchariy (IPIR), tres de cada siete niños que asisten a consulta por mala conducta presentan el perfil de niños violentos. Además, ha crecido los casos de niños menores de 10 años que presentan conductas agresivas y hasta homicidas.
Los especialistas señalan que alguna de las causas de esta agresividad podría tener un inicio desde el embarazo, si la madre pasó por un periodo muy tenso, violencia familiar, peleas constantes con la pareja que generaron ciertos grados de ira en ella.
Es así que al nacer el bebé lleva esa carga emocional que va a manifestarse con algunas conductas que posteriormente van a incrementarse, por ejemplo al vivir en vecindarios que fomentan la agresividad o familias donde la relación entre sus padres es tensa y de constante violencia.
Para poder orientar a los padres sobre cómo detectar si un niño es agresivo, los especialistas E
El instituto de Psicología Integral Riqchariy ha elaborado una breve guía de las señales a las que deben estar atentos los adultos para detectar si un niño es agresivo
1. Son niños que suelen enojarse con facilidad y explotar de una manera excesiva entre sus compañeros de clase, amigos o familiares.
2. Al momento de relacionarse con otros niños presentan un juego muy violento y les causa risa o gusto si lastiman a otros.
3. Suele trata a sus juguetes con violencia, o incluso, hace que los muñecos con los que juega se comporten como él lo haría, y organiza peleas fuera de control con ellos.
4. Los niños con conductas agresivas suelen tener poco control de sus impulsos, agreden verbalmente y /o lanzan patadas, golpes a hermanos, compañeros, padres o mascotas. Actos que realmente pueden llegar a lastimar a la otro ser.
5. Interés y disfrute por videojuegos con cierto grado de violencia y durante el cual su expresión corporal denota rabia.
De encontrar alguna de estas características en sus niños es necesario acudir a los especialistas correspondientes para recibir la asesoría y ayuda adecuada.