Estás en: Inicio / Mundo Plus / Estilos de vida / ¡Atención!: Consumo excesivo de estos alimentos podrían amenazar tu vida sexual

Estilos de vida

¡Atención!: Consumo excesivo de estos alimentos podrían amenazar tu vida sexual

La alimentación es uno de los factores que mayor influencia tiene en nuestro día a día, dependiendo de este podemos tener una vida saludable, en todo sentido, o perjudicar nuestro organismo y estilo de vida si no consumimos los alimentos adecuados.

La libido puede ser afectada también por una alimentación no adecuada. Otro factor como el estrés y las emociones pueden causar impotencia, eyaculación precoz y otras disfunciones y ser una amenaza para el desarrollo de una vida sexual placentera.

“Cuando la comida que ingerimos carece de vitaminas, minerales, enzimas y otros nutrientes esenciales, corremos el riesgo de padecer desnutrición y ser más propensos a sufrir enfermedades de diverso tipo. Y muchas disfunciones sexuales son el resultado de deficiencias en la dieta y en el estilo de vida”, señaló Carmen Sánchez, codirectora del Institut de Sexologia de Barcelona.

La especialista señala que una mala salud cardiovascular se traduce en una mala salud sexual, algo que es más evidente en los hombres porque presentan problemas con las erecciones. Por ello, recomienda hacer deporte, evitar el sobrepeso y seguir una dieta rica en frutas y verduras, además no se debe abusar del alcohol, harinas refinadas y de azúcares.

Por ello es necesario conocer los alimento que influyen en la disminución del libido, y consumirlos de manera controlada para no perjudicar tu vida sexual.

Café

Aunque mejora las erecciones, el café reduce la producción de cortisol, la hormona que elimina el estrés que es la encargada de activar el deseo sexual.

Azúcar refinado

El azúcar refinado es un gran enemigo de la actividad sexual. Si los niveles de glucosa son muy altos provocarán que disminuya el deseo sexual ya que provocan daños en los nervios, el tejido eréctil y los vasos sanguíneos del pene.

Edulcorantes artificiales

También los edulcorantes artificiales, sobre todo aquellos que contienen aspartamo, porque inhiben la formación de serotonina, lo que provoca la aparición de dolor de cabeza, depresión, irritabilidad, ansiedad e insomnio, por esto, disminuye la sensación de bienestar y con ello la libido.

Este tipo de edulcorantes también impiden la producción de dopamina, un neurotransmisor necesario para una conducta sexual normal.

Papas

Un consumo excesivo de papas, tanto hervidas como en puré, y sobre todo fritas, pueden causar impotencia sexual porque producen problemas circulatorios, aunque su presencia en la dieta es necesaria en las dosis adecuadas.

Carne roja

Las grasas saturadas que aporta este tipo de carne afectan a los niveles de colesterol LDL. Y esto, a su vez, disminuye la libido y el rendimiento en la cama de hombres y mujeres.

Soya

La soya y sus derivados tienen muchos nutrientes beneficiosos, pero su alto contenido en isoflavonas hace que suban los niveles de estrógenos y bajen los de testosterona, por lo que hace que disminuya la libido.

Comida basura

Las grasas saturadas, los fritos, los productos envasados industriales, todo lo que aporta un exceso de calorías y sodio provocan un aumento de peso y obesidad, obstruyen las arterias y pueden alterar los niveles de azúcar en la sangre, provocando sensación de pesadez y somnolencia que interfieren con el deseo sexual.

Además los altos niveles de sodio suben la presión arterial, impidiendo que los genitales reciban el flujo sanguíneo necesario.

Alcohol

Una copita ayuda a soltarse, pero si nos pasamos, un exceso de alcohol entorpece el sistema nervioso central y puede provocar disfunción eréctil, dificultades para alcanzar el orgasmo o todo lo contrario, eyaculación precoz.

Además, el consumo excesivo y continuado de alcohol disminuye los niveles de vitamina A, que produce esterilidad.

Bebidas gaseosas

Los refrescos azucarados pueden predisponer hacia la depresión y afectar al apetito sexual, según un estudio del Instituto Nacional de la Salud. Por otro lado, investigaciones científicas publicadas en The New England Journal of Medicine afirman que su excesiva presencia en la dieta aumenta el riesgo de padecer obesidad, deshidratación, pérdida ósea y diabetes.

*Fuente: lavanguardia.com