Estás en: Inicio / Mundo Plus / Estilos de vida / Buenos consejos para mantener la cocina limpia

Estilos de vida

Buenos consejos para mantener la cocina limpia

2017-08-23 17:29:00

Para algunos cocinar es una de las actividades más divertidas en la casa. El problema siempre es: ¿cómo mantengo la cocina limpia y brillante?

Mantener las copas brillantes y las ollas sin rastros de quemaduras es súper difícil y fastidioso, pero la buena noticia es que existen algunos tips para salvarnos.

Aquí tienes 10 prácticos consejos para mantener todo reluciente:

1. Cristalería reluciente
Enjuaga con agua tibia, un poquito de vinagre y sal, ¡quedarán perfectos!

2. Evitar que los vasos se desportillen
Colócalos en una olla con agua fría y luego caliéntalos hasta que hierva. Luego, déjalos enfriar sin sacarlos.

3. Limpiar una máquina moledora
Deja pasar una papa cruda y verás como se deslizan todos los pedacitos.

4. Limpiar el refrigerador
Mezcla agua con bicarbonato de sodio y limpia con un trapo, ¡quedará genial!
Recuerda: Son cuatro cucharadas por un litro de agua.

5. Limpiar una olla quemada
Hierve un jabón durante un par de minutos sin que se queme, y cuando esté líquido, déjalo unos segundos. Luego, puedes limpiar con la esponja. ¡Será mucho más fácil!

6. Limpiar ollas esmaltadas
Hierve en la olla un poco de jabón normal para vajillas con una cucharada de bicarbonato de sodio. Lava bien con agua caliente y, para evitar que se vuelvan a oscurecer, hierve agua con un poco de vinagre una vez al mes.

7. Evitar el olor de la leche derramada
Si se derrama la leche sobre la cocina caliente, espolvorea con un poquito de sal y cúbrelo con un trozo de hoja húmedo. El olor no quedará impregnado en el sitio.

8. Aluminio brillante
Si quieres que tus ollas de aluminio brillen nuevamente, hierve cáscaras de papas, manzana y ruibarbo en agua caliente con vinagre.

9. Guarda harina
Si por alguna razón necesitas guardar la harina, agrega un par de dientes de ajo sin pelar y no encontrarás ningún bicho.

10. Afilar un cuchillo
Déjalo remojando en agua con un poquito de sal durante un rato y luego afílalo sin secarlo.