Estás en: Inicio / Mundo Plus / Estilos de vida / ¿Cómo puedo bajar de peso sin ir al gimnasio?

Estilos de vida

¿Cómo puedo bajar de peso sin ir al gimnasio?

2017-09-22 17:54:00

Muchas personas realmente odian el gimnasio. Comenzando por los horarios en los que conseguir una máquina es una pesadilla, y pasando por algunas crueles rutinas que no van de acuerdo con lo que cada uno realmente puede realizar. En fin, si el gimnasio no es lo tuyo, pero quieres reducir esos kilitos de más antes del verano, comienza por cambiar tu rutina de vida.

Todo lo que debes hacer es planificar tu día a día y agregar algunos detalles interesantes e importantes como los que te dejamos aquí; y, no olvides: “ser constante”.

1. Toma agua todos los días y reduce las bebidas alcohólicas
Muchas veces el peso extra que tenemos tiene mucho que ver con el líquido retenido que tiene nuestro cuerpo. Para ello es clave beber agua todos los días y asegurarte de siempre estar hidratada. También puedes consumir alimentos que te ayuden a eliminar el líquido extra.

2. Cambia todos los granos simples por granos integrales
Sigue disfrutando de tus carbohidratos favoritos, pero en sus versiones integrales: pastas y panes, por ejemplo y también arroz integral son una buena opción.

3. Aprende sobre tu gasto calórico
Aprende a calcular las calorías que necesita tu cuerpo. Todo depende de tu edad, género, actividad física y metas. Lo ideal sería que te asesoraras por un especialista y ¡recuerda! tu cuerpo necesita nutrientes para moverse y regenerarse por lo que ten cuidado de no empequeñecer demasiado tus porciones.

4. Camina todos los días
No tienes que caminar 5 kilómetros todos los días, con que intentes caminar 30 minutos cada día sería más que suficiente. Si tienes la posibilidad, y si te gusta, correr o trotar de un lugar a otro también puede ser divertido e innovador.

5. Busca videos para hacer ejercicio en casa (o al aire libre)

Si de vez en cuando tienes tiempo y no quieres perder esa membresía del gimnasio, puedes mezclar ambas rutinas. La clave siempre está en el balance.