Estás en: Inicio / Mundo Plus / Estilos de vida / ¿Crees que dejar de comer te ayudará a bajar de peso? ¡Claro que no!

Estilos de vida

¿Crees que dejar de comer te ayudará a bajar de peso? ¡Claro que no!

2017-11-02 15:17:00

Si piensas que hacer dieta es literalmente dejar de comer, nada más alejado de la realidad. Por ello, como explican en Elle, en realidad el saltarse una o más comidas puede tener efectos contraproducentes en el organismo. Aquí te mostramos algunas razones por las que dejar de comer no debe estar en tu rutina de alimentación.

1. No es bueno para tu cerebro
Una de las razones por las que no es recomendable saltarse una comida, es que independientemente de las calorías que hayas consumido el no darle comida a tu cuerpo hará que eventualmente bajen sus niveles de azúcar. Y el cerebro necesita la glucosa de esta para funcionar, por lo que la falta de comida que afectará tu rendimiento y concentración.

2. Estarás de mal humor
Si tu concentración y habilidad para pensar se deterioran cuando no comes y baja tu glucosa, es peor aún cuando se trata de tu ánimo. Dejar de comer muy seguido hace que el cuerpo piense que está en un modo de supervivencia, lo que hará que el estrés en ti aumente. Puede incluso llevar a episodios de depresión y ansiedad.

3. Después comerás más de lo necesario
Más que controlar tu apetito, saltarse comidas de manera regular hará que tu apetito esté descontrolado a la siguiente comida. Es decir que si quieres hacer dieta, es muy contraproducente no comer.

4. Vas a ganar peso, en vez de perderlo
Si dejas de comer harás que tu metabolismo sienta la necesidad de almacenar grasa, como un método de precaución ante tiempos de escasez.

5. Perjudicarás a tu salud
Si dejas de comer, estarás utilizando menos nutrientes para tu organismo, como vitaminas y proteínas, e incluso grasas, que tu cuerpo necesita, y no habrá suplemento alimenticio en el mundo que sea capaz de compensar todas estas deficiencias.

6. Puede ocasionar estreñimiento crónico
Dejar de comer de manera regular hace que los residuos corporales dejen de fluir de manera normal por el organismo, y el intestino “deja de funcionar”.