Estás en: Inicio / Mundo Plus / Estilos de vida / Ciclismo - “Dutch Reach”: Una forma de abrir el auto que puede salvar vidas

Estilos de vida

Ciclismo - “Dutch Reach”: Una forma de abrir el auto que puede salvar vidas

2017-10-04 08:47:15

Este método pensado para abrir con la mano contraria la puerta, fuerza a la persona a mirar atrás para comprobar si viene alguien, evitando así el punto muerto del espejo retrovisor.

En nuestras ciudades cada vez se está promoviendo más la conducción de bicicletas y aunque se están creando ciclo vías para este fin, no todas las calles de los distritos tienen esta opción. En este sentido, uno de los peligros más graves para los ciclistas son los accidentes ocasionados a raíz de acciones de terceros, conductores y hasta peatones que no se cercioran de los ciclistas por lo que se pueden ocasionar muchos accidentes.

En este sentido, las puertas de los carros, en particular, se han convertido en un excelente instrumento de enseñanza para probar la ley de Newton de que dos objetos no pueden ocupar simultáneamente el mismo espacio. Los ciclistas y motociclistas, a menudo van en un carril de bicicletas pero la mayoría de los casos cruzan entre los coches estacionados y el tráfico que fluye, por ello son tan propensos a ser golpeados por puertas errantes de coches. Por desgracia, estos accidentes son más comunes de lo que piensas.

Un informe en 2011 encontró que había aproximadamente un accidente de puerta en Chicago todos los días del año, lo que representaba alrededor de uno de cada cinco de todos los accidentes de moto y bicicletas reportados. En Nueva York por ejemplo, se anunció un plan para aumentar la concientización del uso de la apertura de puertas entre los pasajeros de taxis mediante la inclusión de un anuncio de vídeo que decía “Mira los ciclistas”, esta etiqueta fue pegada en los 13.000 taxis de la ciudad (Chicago se negó a pasar una medida similar hace varios años). Este ha sido un buen comienzo para una ciudad que sirve a unos 336.000 pasajeros de taxi cada día. Sin embargo, sticker no hace el cambio en el comportamiento. Entonces, ¿cuál es el siguiente paso para asegurar la paz entre los ciclistas y los conductores?

En los Países Bajos existe un movimiento sencillo y casi sin esfuerzo que puede realizar tanto el conductor como el pasajero de un vehículo de motor preocupado por la seguridad del ciclista: Basta con abrir la puerta con la mano derecha (en el caso del conductor) y con la mano izquierda si estás de copiloto.

Este consejo llega desde los Países Bajos, por lo que se le ha llegado a conocer como el “alcance holandés”. Si usted está sentado en el lado del conductor de un coche aparcado y quiere salir, no abra la puerta con la mano que está para la puerta, sino todo lo contrario con la mano que está alejada de la puerta (mano derecha). Este movimiento simple hace que usted voltée su cuerpo entero superior y en lugar de solo mirar por el espejo retrovisor, en realidad le obliga a voltear la cabeza y cerciorarse que realmente no pasa ningún ciclista o motociclista. (Si está en el lado del pasajero, use la mano izquierda en lugar de la derecha, el truco es usar la mano más alejada de la puerta para asegurar un pivote en la parte superior del cuerpo).

Es así de simple, y funciona. Tan eficaz es el Dutch Reach que ni siquiera tiene un nombre en el amistoso Holanda. Este método ha sido enseñado durante décadas en ese país y hasta es parte de las normas de conducción. Esto es justo cómo los conductores han sido enseñados a abrir una puerta.

Al igual que cualquier hábito, el “alcance holandés” tal vez tome un tiempo para internacionalizarse. Pero con la frase que nos quedamos es: “Alcanza, voltea, mira, abre.”