Estás en: Inicio / Mundo Plus / Estilos de vida / Estos son algunos síntomas que demuestran que estás comiendo demasiada azúcar

Estilos de vida

Estos son algunos síntomas que demuestran que estás comiendo demasiada azúcar

2017-10-11 11:42:00

Uno de los grandes placeres que hay en el mundo es saborear un delicioso plato de comida o un postre, sobre todo en nuestro país. La repostería es sin duda el arte entre todos los platillos del área culinaria y aunque morimos por un bocado, no siempre es lo mejor.

Pese al gusto que nos hace sentir el azúcar, esta sustancia es terriblemente dañina para la salud y consumirla descontroladamente todos los días puede llevarnos a padecer diversas enfermedades. Nuestro organismo trabaja muy fuerte para alcanzar a digerirla y la que no, simplemente se convierte en grasa almacenándose en las arterias.

No te decimos que no saborees un postre de vez en cuando, pero vigila el equilibrio de tu dieta diaria, no dejes de hacer ejercicio y siempre controla las cantidades de azúcar que estás consumiendo.

Si te pasan estas cosas, es momento de que pares:

1. Tienes hambre todo el tiempo

El azúcar que consumes te dará una gran cantidad de calorías que te darán mucha energía, sin embargo, a falta de otros nutrientes, más tarde te sentirás débil y con hambre.

2. Fatiga constante

Con un alto nivel de azúcar el cuerpo no alcanza a absorber los nutrientes y almacenarlos. Al final, gastas energía digiriendo todas las calorías y quedas exhausto.

3. Demasiada orina

El azúcar impide que los riñones hagan bien su trabajo y filtren lo que comemos, por lo que terminamos yendo al baño cada cinco minutos.

4. Sed y más sed

Esta es una consecuencia del punto anterior. Ya que gastamos energía digiriendo el azúcar, no absorbemos bien los nutrientes y además nuestros riñones no logran filtrar bien, terminamos perdiendo mucho fluido y nos deshidratamos.

5. Se altera tu PH

Los altos niveles de grasa en un organismo provocarán que el aroma de cuerpo cambie radicalmente. Tu sudor será más fuerte y ácido.

6. Tu exterior cambia

A raíz de la deshidratación, lo más probable es que comiences a sufrir de granos, resequedad, arrugas y hasta mala cicatrización.

7. Adiós concentración

Si te faltan nutrientes, es obvio que tu cerebro no podrá funcionar correctamente. El exceso de azúcar impide la oxigenación de la sangre y afecta el ritmo cardiaco, así que tus neuronas no van a recibir suficiente impulso.

8. Perdemos peso

Si tu dieta suele ser a base de productos azucarados, es probable que subas de peso, sin embargo, otros organismos reaccionan diferente. La mala alimentación solo causa desnutrición y altos niveles de grasa, ¿irónico, no? Gastas más energía digiriendo y quedas tan cansado que solo comienzas a bajar de peso. Al no recibir nutrientes, solo vives con las calorías a partir de la grasa y estas son altamente perjudiciales.

9. Ansiedad

Comer dulces aumenta la producción de dopamina, la hormona encargada de hacernos sentir a gusto o felices. Si eres adicto a los postres, en cuanto los dejes podrías sufrir ataques de ansiedad y otros efectos secundarios parecidos a los de los drogadictos en rehabilitación.

10. Enfermedades

Está demás decir que si no te alimentas bien eventualmente podrías enfermarte. Estos padecimientos van desde infecciones en el sistema digestivo y urinario, hasta insuficiencias cardiacas y diabetes.