Estás en: Inicio / Mundo Plus / Estilos de vida / Evita la adicción a los videojuegos en niños y adolescentes con esta guía para padres

Estilos de vida

Evita la adicción a los videojuegos en niños y adolescentes con esta guía para padres

Tras ser catalogada como una enfermedad mental por la Organización Mundial de la Salud, la adicción a los videojuegos se ha vuelto un nuevo problema para los padres de familia, quienes tienen que lidiar con niños y adolescentes que dedicar largas horas a cultivar su destreza en este tipo de juegos.

Por ello, con el fin de evitar los riesgos que conlleva esta nueva enfermedad mental, la Comunidad de Madrid, a través de la Fundación Aprender a Mirar (FAAM) elaboró un decálogo de buenas prácticas para los padres con el fin de hacer un uso responsable de los videojuegos en sus hijos.

1. Conoce a lo que juegan tus hijos

Aunque no sean de tu agrado o no sepas jugarlos, muéstrate interesado por conocer cuáles son los videojuegos que les gustan a tus hijos. Consulta la caratula para ver la clasificación de edades, comprobar el código PEGI o preguntarle a tus hijos e incluso a otros padres.

Usa Youtube para averiguar más sobre la dinámica del juego.

2. Sé exigente con los tiempos

Dosifica. Enséñale a tu hijo a alternar el juego con otras actividades. Hazle un cronograma para que respete sus horas de estudio, de videojuegos y de actividades de ocio no digital, esto ayudará a que sepa diferenciar sus tiempos y disfrute más cada una de las actividades que realiza.

3. Agenda actividades alternativa

Si crees que tu hijo pasa mucho tiempo dedicado a loa videojuegos o a estar en dispositivos digitales, proponle otras actividades de su gusto. Esto además contribuirá a incentivar su creatividad y fortalecerá tu relación con él o ella, una buena alternativa son actividades al aire libre.

4. Promueve la lectura

Una gran alternativa para alejarse por un momento de los videojuegos y redes sociales es la leer. Consúltale a tu hijo sus preferencias literarias o proponle algunas y juntos déjense llevar por la magia de la lectura.

5. Evita el uso de muchas pantallas

En la actualidad es común que un niño tenga móvil, portátil, ordenador de sobremesa, consola, tableta y televisor, por ello será difícil alejarlo de los videojuegos. Disminuye la cantidad de dispositivos a los que tenga acceso y con ello reducirá las posibilidades de que juegue en ellos.

6. Pon atención al gasto económico

Los videojuegos son caros, y pocos de ellos son cien por cien gratuitos. El sistema de micropagos de los videojuegos para móviles o los «free to play» convierten a un móvil o consola en una potencial máquina.

7. Dialoga con tu hijo

El concepto de «jugar demasiado» o el uso de videojuegos poco adecuados para la edad pueden ser temas difíciles de abordar. En vez de reñir, dale tu opinión sobre los contenidos de dudosa moralidad o sobre si crees que juega demasiado. Aprovecha las temáticas de sus juegos para poder hablar de temas como la violencia, las drogas o cualquier conducta peligrosa o inapropiada.

8. Preocúpate, pero no en exceso

Deja la paranoia, pues preocuparte en exceso podría hacer que crees tensión innecesaria en tu familia. Eso sí, toma atención en que los videojuegos no sea la única actividad que realice durante el día o fines de semana.

9. Recuerda que solo son juegos

Las conductas o situaciones dentro de un videojuego no son imitables en la vida real, no por estar jugando un juego violento quiere decir que tu hijo será una persona violente, pero recuerda estar cerca para guiarlo y poder resolver sus interrogantes.
Si respetas la calificación por edades y unos mínimos obvios de sentido común no debes temer por la salud emocional o mental de tu hijo.

10. Pide ayuda profesional

En caso tengas dudas, no temas en ir donde un especialista para poder despejarlas y estar al tanto de lo que ocurre en el mundo de los videojuegos. Además, existen guías y libros escritos por psicólogos y pedagogos dirigidos a padres y educadores en las que puedes resolver la mayor parte de tus dudas.

Fuente: Abc.es