Estás en: Inicio / Mundo Plus / Estilos de vida / Kakebo: El método japonés para que ahorres en serio

Estilos de vida

Kakebo: El método japonés para que ahorres en serio

2017-06-28 09:33:16

¡Ufff! Si eres de las que todos los meses hace la promesa de que comenzará a ahorrar y nunca lo hace, entonces, grábate esta palabra ‘KAKEBO’.

Kakebo es el libro de las cuentas de casa que los japoneses utilizan para administrar mejor su presupuesto. Es una especie de agenda en la que puedes colocar tus ingresos y egresos (claro, ya existen hasta Apps para esto) pero que te ayuda a ‘reflexionar’ sobre tus malos y buenos hábitos al momento de administrar tus finanzas personales.

Cuando comiences a utilizar esta guía sabrás finalmente donde va a parar el dinero y cómo conseguir ahorrar.

Cómo funciona el Kakebo

Comienza al inicio del mes indicando en un cuadro cuales son tus ingresos y gastos fijos mensuales, coloca cuál es tu meta de ahorro y tu promesa del mes.

Verás que hay diferentes tipos de gastos, así que comienza a categorizarlos, por ejemplo:

• Gastos de supervivencia (alimentación, transporte, salud, etc.)
• Ocio y vicio (gastos relacionados con el entretenimiento)
• Cultura (estudios, entrenamiento físico, etc)
• Extras (emergencias y gastos especiales)

kakebo1

Aquí te dejamos una lista de algunos tips que pueden servirte para comenzar a organizar tus finanzas personales.

No regales tu vuelto. Recuerda que cada centavo cuenta. Por ejemplo; si deseas donar, entonces escoge un programa específico, separa un monto fijo mensual agregando ese gasto a tu presupuesto.

Redondea tus cifras. Cada mes define tus ingresos y gastos. La diferencia será el monto real con el que cuentas cada mes, en base a esto puedes definir otros gastos ‘extras’ y cuanto realmente puedes ahorrar.

Una meta de ahorro. Por ejemplo, 500 soles al mes. Al monto antes rescatado luego de restar los ingresos y los gastos fijos más los extras, ahora deberás agregarle este monto fijo. Pero lo más importante olvídate que tienes este monto, así no te picará la mano para gastarlo.

No gastes innecesariamente. ¿Recuerdas que hablamos sobre los gastos hormiga?
Bueno este punto se refiere precisamente a esto. No gastar en pequeños gustos, que al final del mes pueden llegar a ser un gran monto.

Apunta todos tus gastos. Guarda todos los comprobantes de compra cada día y apúntalo todo antes de irte a dormir o mientras desayunas al día siguiente. Hacer este ejercicio ayuda a manejar una rutina de control de gastos.

Cierre cada mes. Al final del mes fíjate si seguiste tu meta y lograste ahorrar o todavía haces algunos gastos innecesarios.

Evita utilizar la tarjeta de crédito. ¿Escuchaste alguna vez el dicho ese: ‘Ojos que no ven, corazón que no siente’? Pues esto mismo sucede con la tarjeta. De pronto planificaste muy bien tus gastos sin incluir lo gastado con la tarjeta de crédito. Paga el monto completo al mes sin intereses y evita ser sorprendida.

kakebo2

Cumple con tus promesas. Ya sea que prometiste no gastar en bocadillos, o dejar de fumar o evitar las salidas de fin de semana. Cumple con ellas, verás que los resultados serán geniales.

¿Ahorrar o gastar? Finalmente, eres tú quien decidirá si gasta o ahorra ese dinero sobrante al final de todos los gastos. Define metas grandes como viajar, comprar un auto, juntar la inicial de un departamento. Este tipo de objetivos son más inspiradores.

Organízate. Si puedes crear un calendario anual, para planificar tus gastos sería un buen paso. Ahí puedes detallar tus gastos regulares y ‘extras’, incluyendo aquellos que no te puedes saltar, como aquellos por fechas especiales.