Estás en: Inicio / Mundo Plus / Estilos de vida / Las granadas dentro de la lista de los súper alimentos del siglo XXI

Estilos de vida

Las granadas dentro de la lista de los súper alimentos del siglo XXI

2017-11-27 12:11:00

Las granadas ingresaron a esa lista privilegiada de súper alimentos ya que viene cargada con vitaminas C y B, potasio, ácido fólico y hierro. Con lo que podemos denominarla como un gigante de la salud entra las frutas. Además, tiene un sabor único y delicioso.

Esta fruta exótica, cuyo jugo ha ganado popularidad desde que se comercializó por primera vez en América del Norte, y comenzó a ser considerada como un súper alimento, contiene en cada una de sus semillas crujientes y comestibles una fuente increíble de fibra.

Los estudios preliminares sugieren que las granadas pueden contener casi tres veces más antioxidantes que el té verde o el vino tinto, y pueden desempeñar un papel en la prevención del cáncer y las enfermedades cardíacas.

La temporada en la que podemos encontrar esta fruta disponible es de octubre a enero, las granadas están llenas de cientos de arilos rojos, cápsulas translúcidas llenas de un jugo dulce o ácido y una pequeña semilla. Una ½ taza de arilos tiene solo 80 calorías, pero contiene un golpe nutricional increíble: 5 gramos de fibra y 180 mg de potasio.

Los arilos de una granada se pueden comer solos o como guarnición. Espolvoréalos en ensaladas o mézclalos en tu avena o yogur. También puedes agregarlos a productos horneados, como magdalenas o galletas.

A algunos les gusta crudo

La granada tiene una gruesa piel rojiza y cientos de semillas. Los pequeños arilos están rodeados por una pulpa blanca, amarga e incomestible.

Es una fruta que requiere mucha mano de obra, pero ahora que sabemos lo nutritivo que es, probablemente valga la pena esforzarse para abrir una y probarla.

Para comer una granada, primero corta la parte superior de la fruta, luego marca la corteza con un cuchillo (como lo harías al pelar una naranja). Colócalo en un recipiente con agua, para evitar que el jugo de granada salga a chorros, y divídelo en secciones. Empuja los arilos hacia fuera, separándolos de la médula y otras membranas. Los arilos se hundirán mientras las membranas flotarán hacia la parte superior. Simplemente cuela el agua y los arilos están listos para comer, semillas y todo.

Puedes almacenar las granadas frescas sin abrir a temperatura ambiente durante una semana o dos, o colocarlas en el cajón para las verduras, donde se conservarán durante más de un mes. Los arilos frescos se pueden congelar por hasta un año, en una bolsa hermética.

Créditos imágenes
Designed by Freepik