Estás en: Inicio / Mundo Plus / Estilos de vida / Lo que debes saber sobre el dolor muscular tardío o "DOMS"

Estilos de vida

Lo que debes saber sobre el dolor muscular tardío o "DOMS"

2017-11-27 12:57:00

El verano está próximo y todos están locos por volver al gimnasio. Se es el caso y eres de los que se emocionó y programó un fin de semana “full entrenamiento” y luego de tu programa te sentiste como el rey del mundo, ¡Genial! El problema viene luego, cuando no puedes moverte el lunes. No entres en pánico: solo tienes “DOMS” (Delayed onset muscle soreness).

¿Y qué es el DOMS?
No es otra cosa que el dolor muscular tardío (DOMS) también llamado agujetas o por su nombre médico mialgia diferida. Esto suele ocurrir después de que terminas tu entrenamiento, generalmente 24-72 horas una vez que ha terminado de hacer ejercicio.

Es una experiencia muy común para todos, desde los atletas de élite hasta los novatos. Los síntomas pueden variar, desde lentitud muscular leve hasta rigidez muscular, pérdida de fuerza e hinchazón, y puedes sentirte muy débil y sin fuerzas para sostenerte. Por ejemplo para los atletas, es más frecuente al comienzo de una temporada deportiva. También es bastante común cuando se vuelve a hacer ejercicio después de un tiempo prolongado de haberlo abandonado.

Causas y curas
El DOMS a menudo se precipita con ejercicio excéntrico, cuando el músculo se acorta y alarga, como cuando corres cuesta abajo, ejercicios pliométricos (ejercicios diseñados para producir movimientos rápidos y potentes) y entrenamiento de resistencia (como levantar pesas, usar bandas, etc.) para fortalecer los músculos.

Aunque el tiempo libre en el gimnasio y un masaje de cuerpo entero puede parecer atractivo, regresar al gimnasio podría ser lo mejor para lidiar con el DOMS. “La exposición repetida al mismo estímulo de ejercicio disminuirá el DOMS”, dice Chilibeck. Sin embargo, esto no quiere decir que necesites ir al gimnasio. Idealmente, deberás entrenar las partes del cuerpo que se han visto menos afectadas, permitiendo que los grupos musculares más afectados tengan tiempo para recuperarse y desarrollarse.

Si tienes mucho dolor, una buena solución es tomar un ibuprofeno (si no tienes contraindicaciones), un medicamento antiinflamatorio de máxima potencia, puede ser eficaz para aliviar los síntomas. Un estudio publicado en el Journal of Strength and Conditioning encontró que el ibuprofeno puede aliviar el dolor muscular, pero no ayudará con la recuperación muscular. Desafortunadamente, aunque el estiramiento es excelente para mejorar la flexibilidad y el rendimiento general, un buen estiramiento al final de su entrenamiento tampoco evitará el dolor muscular.

Una de las mejores cosas que puedes hacer para disminuir la severidad de DOMS es calentar bien antes de hacer ejercicio. Aunque esto no evitará completamente el dolor muscular inicial después de un entrenamiento, puede ayudar a reducir los síntomas.

Es importante entender la diferencia entre la tensión muscular y el DOMS. Cuando fuerzas un músculo de un ejercicio vigoroso, puedes empeorar la lesión si continúas haciendo ejercicio. En otras palabras, si has tensado severamente un músculo de la pantorrilla, tendrás problemas para caminar después. Si tienes DOMS, tus músculos estarán rígidos y adoloridos, pero podrás caminar y los síntomas desaparecerán en unos pocos días.

Recuerda que el DOMS es temporal y no siempre es algo malo. “DOMS puede ser necesario para que los músculos se” adapten “a un estímulo de ejercicio. Un músculo se descompone con el ejercicio y cuando se reconstruye y se repara, el resultado puede ser una cantidad de tejido muscular superior a lo normal “, dice Chilibeck.

Lo mejor que debes saber sobre DOMS: es un paso hacia una mayor fortaleza. Y cómo dice el dicho: “Sin dolor no hay recompensa”.

Créditos imágenes
Designed by Freepik