Estás en: Inicio / Mundo Plus / Estilos de vida / Los mitos de toda la vida sobre la alimentación que son falsos

Estilos de vida

Los mitos de toda la vida sobre la alimentación que son falsos

Las personas solemos asumir como verdaderas ciertas creencias que pasan de generación en generación y, en base a estas, le ponemos, como se dice popularmente, “la cruz” a ciertos alimentos que toda la vida nos han dicho que son dañinos o exaltamos aquellos que son beneficiosos.

Pero el libro ¿Qué es comer sano?, de J. M. Mulet, licenciado en química, doctor en bioquímica y biología molecular, profesor en biotecnología en la Universidad Politécnica de Valencia se ha propuesto desenmascarar todas las ideas equivocadas en relación a los alimentos y sus ventajas y desventajas para la salud.

Primer mito: Hay que beber ocho vasos de agua al día

vasos

Lo que señala J. M. Muller es que “tenemos que beber el agua que necesitamos, que puede ser más o ser menos que esos ocho vasos del mito. La mejor forma de saber el agua que necesitamos es guiarnos por la sed”.

Solo hay dos tipos de personas que tienen que estar más pendientes de su hidratación: las que sufren deterioro neurológico (porque su reflejo de la sed está alterado) y aquellas que padecen piedras en el aparato urinario.

Segundo mito: lo light no engorda

light

La ley establece que puedes etiquetar un producto como light si contiene un 30% menos de calorías que el producto original. Por ello, “para que un producto light sea efectivo y ayude a adelgazar se debe comer en la misma cantidad que comías antes, algo que la gente no suele hacer, sostuvo el experto.

Mito 3: el azúcar moreno es mejor que el blanco

azucar

En otros países el azúcar se saca de la remolacha, y no de la caña de azúcar, ya sea de cualquiera de estas dos materias primas, el exceso de cualquiera de ellas termina siendo dañino y en caso de la que es a base de remolacha, es azúcar tostado que ni siquiera tiene minerales ni vitaminas.

Mito 4: el pan engorda

pan

El pan es básicamente un carbohidrato de absorción lenta, de los que no se absorben rápidamente ni provocan picos de insulina y, además, aporta proteínas de origen vegetal y minerales. O sea que una barra de pan no son calorías vacías, por este motivo no debes eliminarlo de tu dieta.

Mito 5: el pescado de piscifactoría es peor

pescados

“A pesar de lo demonizado que está el pescado de piscifactoría, en las catas a ciegas la gente difícilmente reconoce cuál es cuál después del cocinado. De hecho, las principales diferencias son a nivel visual, pero no de gusto”, explica J. M. Mulet. Debido a este motivo, olvídate por lo tanto de tus prejuicios y come pescado, del que sea, porque es beneficioso para la salud.