Estás en: Inicio / Mundo Plus / Estilos de vida / Los riesgos a los que se exponen los niños cuando duerme junto a un celular

Estilos de vida

Los riesgos a los que se exponen los niños cuando duerme junto a un celular

A pesar la tecnología ofrezca un gran abanico de ventajas en la sociedad, también tiene un lado no tan bueno, afirma Ramsés Galleros, experto en seguridad de Norton by Symantec, quien asegura que “no hay que olvidar los potenciales problemas que puede tener por su alto consumo. El exceso, como en casi todo, es preocupante”.

Una de las acciones más comunes en estos tiempos es dormir con el móvil al lado. Pero desde el punto de vista de Galleno, esta acción podría tratarse de una forma de extender los momentos de recreo y tiempo libre del colegio, pero esta actividad podría tener implicaciones fatales.

Según el especialista, antes los niños jugaban en el recreo, en el patio, se entretenía con juegos físicos y creaban un entorno de unión a nivel social; ahora prefieren pasar más tiempo en el “entorno virtual”. Con lo cual se exponen por el uso del móvil a uno de los peligros más graves: la adicción y la pérdida de contacto social.

Para que el uso del teléfono móvil no afecte el sueño de niños, ni adultos, se debe colocar el dispositivo lo más alejado posible de la cama, esto debido a que la presencia física del dispositivo altera el sueño.

«Lo esencial a tener en cuenta es el tiempo de pantalla, el intervalo que los pequeños le dedican a estar delante de un móvil». En ese punto, este experto habla de dos cuestiones. Por un lado, cómo afecta el brillo que emiten las pantallas, que puede llegar a alterar el sueño y la salud mental. Puede llegar a alterar las pupilas y el propio ojo, en general.

Por otro lado, el propio contenido que genera el móvil resulta aún problema. «La excitación que supone jugar o chatear mientras se está en la cama, son actividades que no dirigen a la relajación, todo lo contrario», señala el Galleros.

Pero si quieres evitar estas consecuencias a continuación te diremos cómo.

1. Establecer reglas y directrices en casa

Esto puede incluir fijar límites al tiempo frente a la pantalla, al tipo de contenido al que el niño puede acceder online o al tono de lenguaje apropiado para utilizar en internet. Las reglas deberán variar dependiendo de la edad de los hijos, de su madurez y del conocimiento que tengan sobre los riesgos a los que se pueden enfrentar online.

2. Animar a tus hijos a conectarse en espacios comunes

Se trata de conseguir un equilibrio en el que no sientan que estás continuamente espiándoles por encima del hombro y tampoco sientan la necesidad de esconderse para estar online. Como padres, os ayudará a estar tranquilos y no tener que preocuparos por qué estará haciendo, y ellos sabrán que pueden acudir a vosotros cuando se sientan confusos, asustados o preocupados.

3. Fomentar y mantener un diálogo

Este debe ser abierto y continuo con tus hijos sobre el uso de internet y las experiencias online, incluyendo el ciberacoso. «Hay demasiadas amenazas en la red. Se hace por protección, por prevención», insiste Ramsés Gallego.

4. Inculcar a los niños que piensen antes de hacer clic

Tanto si están viendo vídeos en algún sitio web como si reciben un enlace desconocido en un email o, incluso, cuando estén navegando por internet, recuerda a tus hijos que no hagan clic en los enlaces, ya que podría llevarlos a sitios peligrosos o inapropiados.

5. Estar atento a los contenidos dañinos

Desde los sitios web a las apps, los juegos y las comunidades online, tus hijos tienen acceso a una gran cantidad de contenidos que puede afectarles tanto positiva como negativamente.

6. Hablar sobre los riesgos de publicar y compartir información, vídeos y fotografías privadas, especialmente en las redes sociales.
7. Ser un modelo a seguir. Los hijos tienden a imitar el comportamiento de sus padres, por lo que hay que dar ejemplo.