Estás en: Inicio / Mundo Plus / Estilos de vida / Mantén tu espalda en óptimas condiciones

Estilos de vida

Mantén tu espalda en óptimas condiciones

2017-09-29 18:01:00

El dolor de espalda es posiblemente uno de los más molestos y también de los más comunes. El ritmo de vida que llevamos, las malas posturas que adoptamos y una incorrecta alimentación hacen que este tipo de padecimientos sean complicados y que disminuyan nuestra calidad de vida.

Algunas de las causas más comunes del dolor de espalda son; la vida laboral, hablando, por ejemplo, de la mala postura que las personas adoptan en su escritorio, tal vez por desconocimiento o por falta de costumbre; además, la mala condición física también puede generar lesiones en la espalda, por ello es importante ejercitarse y siempre realizar abdominales que ayuden a una mejor condición de la zona lumbar. Y finalmente, ya sabemos que, el envejecimiento trae consigo dolores que se localizarán tanto en las articulaciones como en la espalda.

Pero, ¿qué hacemos para evitar el padecer de dolor de espalda? Primero, tomar la decisión de cambiar la rutina de vida y dar un giro hacia un estilo más sano, vigilando el sobrepeso, haciendo ejercicio y manteniendo una buena postura.

Y ¿Qué hago si ya tengo esos rollitos de la espalda? Como ya hemos dicho, para eliminarlos no solo basta con ejercitarte sino también llevar una dieta equilibrada, en este sentido aquí te contamos qué alimentos serán tus aliados para desaparecer los rollitos de la espalda.

• Consume ensaladas en todas tus comidas, porque éstas eliminan rápidamente la grasa localizada.

• Opta por alimentos altos en fibra; pan y arroz integral, avena, etc. La fibra al juntarse con el agua previene la acumulación de grasa.

• Consume una manzana antes de tu almuerzo, además de calmar tu apetito evitará que la grasa se acumule.

• Toma té verde. Contiene antioxidantes y promueve la quema de calorías.

Remedio casero para tomar

• 1 cucharadita de palillo en polvo
• 1 litro de agua
• Miel de abejas al gusto
• 1 limón fresco

Hierve el agua y cuando esté en punto de ebullición añade el palillo. Deja hervir 10 minutos más y retira del fuego. Cuela, añade el limón, la miel al gusto y bebe lo más tibio posible.