Estás en: Inicio / Mundo Plus / Estilos de vida / Onicofagia: ¿qué es y por qué es peligrosa para la salud?

Estilos de vida

Onicofagia: ¿qué es y por qué es peligrosa para la salud?

Para algunos comerse las uñas es una fea manía, pero esta práctica va más allá y podría llegarte a costar hasta la amputación del dedo.

La onicofagia es un hábito compulsivo que se manifiesta en que la persona que lo sufre se come las uñas, lo cual con el tiempo puede provocar múltiples lesiones físicas tales como problemas en los dientes, deformación de la cutícula, formación de verrugas, infecciones, afectación por hongos o bacterias e incluso la elevación de los bordes laterales del dedo.

Este hábito pueden provocar incluso la pérdida total de la uña si la conducta es frecuente. Normalmente se inicia en la niñez por observación de otros realizando este hábito, y se mantienen en la adolescencia y algunos casos hasta la adultez.

Todas las personas que se muerden las uñas coinciden en afirmar que no pueden controlar este hábito.

El reciente caso de una joven australiana que saltó a los medios de comunicación por señalar que le tuvieron que amputar el dedo por desarrollar un cáncer por morderse las uñar, despertó una alerta pues se asoció esta manía al cáncer cutáneo. Sin embargo, esto fue descartado, por el doctor Torné Escasany, director de la clínica Dr. Torné y miembro de Top Doctors, pues ese caso concreto se trataba de un melanoma subungueal, que es una de las localizaciones del melanoma maligno, que puede aparecer como una mancha negruzca que va creciendo, y cuyo diagnóstico precoz es de suma importancia.

Descartando el posible cáncer como algo habitual a la hora de morderse las uñas, hay otras consecuencias menos graves, aunque también importantes, que puede dejar esta práctica.

«Puede ocasionar infecciones bacterianas o fúngicas que, aunque son molestas, tienen tratamiento. También suelen producirse deformidades de la uña, que en ocasiones cuestan de reparar y producen efectos inestéticos», acotó el especialista.

Morderse las uñas puede provocar, también, problemas en la salud bucodental, ya que desplaza los dientes de su lugar idóneo y daña el esmalte. Asimismo, puede producir paroniquia, lo que se conoce como el «uñazo», es decir, inflamanción en la piel que se sitúa en la zona inmediatamente inferior a la uña. El bulto puede segregar pus y suele surgir tras una infección bacteriana.

Los especialistas han señalado que las causas más conocidas de la onicofagia son: momentos de angustia, nerviosismo o ansiedad, momentos de estrés, cambios drásticos en la vida, padecer frustración, baja autoestima, rabia.

Si bien la onicofagia no está clasificado como trastorno, los especialistas advierten de que se trata de una conducta compulsiva y por ello pudiera formar parte del espectro obsesivo compulsivo.

Personas que padecen frustración, rabia, baja autoestima, timidez, con tendencia a preocuparse, y perfeccionistas, son rasgos típicos que pueden llevar a la padecer onicofagia.

Existen muy pocos datos acerca de la onicofagia y, aunque no está clasificado como trastorno, sí que los especialistas advierten de que se trata de una conducta compulsiva y por ello pudiera formar parte del espectro obsesivo compulsivo. Además, es probable que aparezca junto con algún trastorno psicológico.

Además, es probable que aparezca junto con algún trastorno psicológico, como la ansiedad, y es precisamente la onicofagia la que alivia ese estado.

Para eliminar este mal hábito existen distintos métodos. En los casos más recurrentes la terapia psicológica ayudará al paciente a modificar esta conducta por otra menos dañina que le ayude a controlar su ansiedad.

Además, el sujeto conocerá las causas que le llevan a realizar el acto de morderse las uñas y por tanto lo que debe hacer para solucionar el problema, pues detrás de este gesto puede existir algún problema psicológico de importancia.