Estás en: Inicio / Mundo Plus / Estilos de vida / Puede ser que estés dañando tus cuerdas vocales sin siquiera saberlo

Estilos de vida

Puede ser que estés dañando tus cuerdas vocales sin siquiera saberlo

2017-10-06 23:15:00

¿Están las personas a tu alrededor perdiendo la audición, o es posible que tu estés perdiendo la voz? He aquí cómo detectar los signos de las cuerdas vocales tensas y otros trastornos de las cuerdas vocales.

1. Tres de cada 10 personas mayores de 65 tienen graves problemas con sus cuerdas vocales

Mientras que los problemas de la audición y la visión son prominentes durante el envejecimiento, raramente exploramos cómo el envejecer afecta nuestras cuerdas vocales. Después de 65 años, alrededor de tres de cada 10 personas tienen dificultades lo suficientemente graves como para ser diagnosticadas con un trastorno de la voz. Los problemas pueden comenzar antes en aquellos con dolencias como la enfermedad de reflujo gastrointestinal, o que tienen trabajos que requieren hablar en voz alta. Afortunadamente, hay estrategias que pueden ayudarle a retener o recuperar la capacidad de hacerse oír.

2. Por lo menos la mitad de todos los profesores sufren problemas de voz

Trabajar en un campo que involucra hablar fuerte puede tensar su sistema vocal. Según algunas estimaciones, más de la mitad de los maestros desarrollan problemas de voz en sus carreras.

3. Lo que sucede cuando tu voz es demasiado suave para ser escuchada

Puede suceder que sin darte cuenta vayas perdiendo la potencia de tu voz y no te des cuenta hasta que alguien cercano te lo diga. En muchas ocasiones no sería extraño que la persona afectada en las cuerdas vocales piense que es la otra persona la que ha perdido la audición.

Algunos diagnósticos suelen indicar: atrofia del pliegue vocal, o presbyphonia. Los pliegues vocales pueden adelgazar con la edad, especialmente después de la menopausia en las mujeres o cuando los músculos no se utilizan lo suficiente en los hombres.
Cuando el diagnóstico es la atrofia del pliegue vocal lo que se puede hacer es una serie de ejercicios llamados PhoRTE. Esta técnica comienza en aproximadamente el 50 por ciento del esfuerzo máximo, y va aumentando gradualmente en intensidad. Con este acondicionamiento muscular, sin embargo, la mejoría se logra sólo con la práctica continua.

Tratamientos más dramáticos pueden ser empleados en algunos casos. Sin embargo para no tener este tipo de problemas es mejor beber más agua y usar la voz siempre con moderación. Y si no notas ningún cambio con esta sencilla guía, entonces da lugar a otras opciones consultando previamente con tu médico de cabecera y luego con un especialista en la materia.