Estás en: Inicio / Mundo Plus / Estilos de vida / Siete cosas que nunca intentes calentar en el microondas

Estilos de vida

Siete cosas que nunca intentes calentar en el microondas

Este artículo del hogar, que fue creado en 1946 por Percy Spencer, tiene ciertas restricciones de uso para que su tiempo de vida útil sea más largo

Uno de los electrodomésticos más usados por las personas son los hornos microondas, que se han vuelto de gran utilidad para reducir el tiempo que se le dedica a cocinar, recalentar la comida o descongelar alimentos.

Este artículo del hogar, que fue creado en 1946 por Percy Spencer, tiene ciertas restricciones de uso para que su tiempo de vida útil sea más largo. Por ello, a continuación te diremos cuáles son las cosas que no debes intentar calentar en él.

1. Huevo con cáscaras

Lo más probables es que si intentas hervir huevos duros en el microondas provoques un desastre, debido a que el calor que desprende este electrodoméstico genera mucho vapor en el huevo, vapor que no tiene por donde escapar, lo cual producirá su estallido tarde o temprano.

Al peligro que esto supones, debemos agregarle que el estallido de un huevo en el microondas será muy difícil de limpiar.

2. Descongelar carne

Esta no será una buena idea, no solo porque, entre otras razones, los bordes de cada pedazo de carne se cocinen más que el centro, sino que dependiendo del microonda la distribución de la temperatura se realizara de manera correctamente o no, y esta desigual de calor es el primer paso para el crecimiento de bacterias en los alimentos.

Lo ideal es dejar las carnes descongelar por toda una noche en de frigorífico o hacerlo con agua.

3. La leche materna

Además de lo ya dicho sobre la distribución desigual del calor, si la leche materna se calienta en el microondas existe una alta probabilidad de provocar puntos calientes en la bebida cuando los bebés se lo lleven a la boca.

Por otro lado, investigaciones señalan que este método destruye algunas proteínas encargadas de estimular el sistema inmunológico de la leche materna a temperaturas altas.

4. Metal

Es casi de conocimiento de la mayoría que cuando se introduce alimentos con metal en el microondas esto pueda provocar un incendio.
Por esto, si tu comida viene en recipientes de metal, especialmente productos precocidos como lasañas o canelones, lo mejores es sacarlos y ponerlos en un bolw, plato o recipiente apto para microondas.

Lo anterior también se aplica a vajilla con adornos metálicos, así sean pequeños, recipientes de acero inoxidable, como termos, y de papel de aluminio, usado para envolver los restos de comida).

5. Táper de plástico

A pesar de que los táperes sean otro de los inventos que han solucionado la vida de muchos, el uso de los de plástico no son recomendables para estos electrodomésticos puesto que se correel riesgo de descomposición del plástico que los recubre y la formación de sustancias indeseables como las dioxinas y otros tóxicos que pueden migrar al alimento. Lo recomendable es calentar en táper de vidrio.

6. Recipientes con espuma de poliestireno

Este material es muy frecuente de encontrar en los recipientes de comida para llevar como los que se usan para las hamburguesas. El calor de un microondas puede causar una reacción en el plástico de poliestireno, lo cual significa que lo más seguro es que cuando se caliente este se derrita y arruine la comida o bebida.

7. Microondas vacío

Al contrario que sucede con otros electrodomésticos donde se recomienda cada cierto tiempo poner un programa vacío para limpiar el aparato en sí mismo (como ocurre con la lavadora o el lavavajillas), en el microondas no hace falta calentarlo vacío. Mejor dicho, es recomendable no poner en marcha esta práctica porque puede dañarlo o generar un incendio.