Estás en: Inicio / Mundo Plus / Gastronomía / Estos son algunos alimentos que nunca debes guardar en la refrigeradora

Gastronomía

Estos son algunos alimentos que nunca debes guardar en la refrigeradora

2017-11-03 18:09:00

Congelar la comida parece ser la opción perfecta para cuando quieres ahorrarte tiempo y aprovechar de cocinar una o dos veces por semana. Si bien tiene bastante lógica y puede funcionar perfecto, hay que tener cuidado con ciertos alimentos que no deben pasar por este proceso.

En general, no es que se malogren, sin embargo, su textura y sabor pueden sufrir cambios, algo que podría provocar que termines con un plato desagradable frente a ti.

1. Las papas cocidas
No es que se ponga mala, pero una vez descongelada queda con una textura muy rara y pierde un montón de su sabor. Realmente son tan fáciles de cocinar que más vale tener patatas listas y dispuestas para ser cocidas a toda hora en casa que congelarlas.

2. Los productos con alto contenido de materia grasa
Se cree que la grasa no reacciona bien ante el congelado, a diferencia de las secciones magras de la carne, por ejemplo. Un caso sería el de la panceta o tocino, que no se debe congelar por nada del mundo pues la tira de grasa que lo acompaña usualmente se pone rancia. Si vas a congelar carnes, que sean las bajas en grasas.

3. Arroz y pasta previamente cocinados
No se ponen malos al congelarlos, pero su textura cambia y puede que cuando vuelvas a comerlos su sabor no sea para nada el mismo.

4. El queso
Se puede congelar pero hay que decir, tal como afirman en Directo al Paladar, que el queso descongelado se desmorona al cortarlo y solo sirve para usarlo para cocinar. Si quieres comerlo como aperitivo, mejor compra un queso fresco.

5. Pescado que ya ha estado varios días en la nevera
Congelar el pescado no es mucho problema, el tema es que si ya ha sido descongelado una vez, se rompe la cadena de frío y en ese caso es preferible cocinarlo enseguida o dejarlo ir.

6. Pastel
Si tu pastel es una tarta helada, congélalo sin problemas. Sin embargo, si hablamos de un pastel de bizcocho con crema lo mejor sería comerlo en el minuto o regalarlo, pues congelarlo arruinaría su sabor y textura. Mejor mucho pastel ahora que un pastel arruinado después.

7. Verduras que quieras comer crudas
Es normal congelar diferentes verduras para después cocinarlas en sopas, pero no deberías congelar ningún ingrediente que luego quieras comer crudo. Un ejemplo sería la lechuga y el tomate.

8. Salsas que lleven nata o crema y mayonesa
En el proceso de congelación pueden cortarse. Además, el frío en general acaba con su suave textura.