Estás en: Inicio / Mundo Plus / Gastronomía / Estos son los 7 errores de cocina en los que todos caen pero tienen solución

Gastronomía

Estos son los 7 errores de cocina en los que todos caen pero tienen solución

2017-12-06 08:19:29

¿Los vegetales demasiado cocinados se sirven regularmente en tu cocina? ¿Están tus sartenes con los restos quemados de las comidas pasadas? Muchos cocineros caseros, independientemente de su experiencia, se encuentran con los mismos desastres culinarios una y otra vez. Para que ya no te pasen estos inconvenientes aquí tienes las soluciones rápidas para siete de los errores de cocción más comunes que suceden cuando cocinamos.

1. Poner aceite en una sartén fría
¿Cuál es el error de cocción más grande en las cocinas? Es la tendencia a agregar la grasa (generalmente mantequilla o aceite) a una sartén antes de que esté caliente. Si agregas la mantequilla o aceite a una sartén caliente garantizarás una buena cocción y ayudarás a evitar que los alimentos se peguen a la sartén.

2. Comprar los sartenes equivocados
Puede ser conveniente comprar un juego de sartenes en caja para tu cocina, pero este es otro error común de cocción. Elije sartenes individuales que se adapten a tus necesidades culinarias personales, y asegúrate de que estén hechas de acero inoxidable de alta resistencia o hierro fundido: ambos materiales son increíblemente duraderos y retienen y conducen bien el calor.

3. Agrega sal después de cocinar
La sal es un potenciador del sabor y extraerá los sabores de otros ingredientes en el plato, por eso, lo agregas a tus platos mientras cocinas. Agregar sal después de cocinar un plato simplemente agrega un sabor salado. Otro beneficio de rociar sal durante la preparación de las comidas es que garantiza que la sal se distribuya más uniformemente y le da al alimento el tiempo adecuado para absorberlo. Para evitar salar el plato, asegúrate de probar la comida mientras cocinas.

4. Cocinar pasta en una olla pequeña
Nada arruina un plato de pasta como encontrar tus fideos agrupados o empapados. Muchas veces, el culpable de este error de cocción es una olla demasiado pequeña para la cantidad de pasta que estás haciendo. ¿La razón? Cuando agregas una gran cantidad de pasta sin cocer a una olla pequeña de agua, la temperatura del agua disminuye significativamente. Los grumos se forman a medida que la temperatura del agua sube lentamente y vuelve a hervir. Siempre sigue las instrucciones del paquete no solo por el tiempo de cocción, sino también por la cantidad de agua, cuyo nivel debe estar bien por encima de la pasta, incluso una vez que esté cocida.

5. Usar cuchillos sin filo
¿Cuál es el problema con un cuchillo de cocina sin filo si todavía corta lo que necesita? Para empezar, un cuchillo sin filo es realmente más peligroso que uno afilado: requieren más presión para hacer los cortes, lo que le da menos control sobre la hoja. En segundo lugar, un cuchillo más afilado significa cortes más limpios, permitiendo que los productos frescos retengan más humedad y sabores.

6. Voltear la carne demasiado pronto (y con demasiada frecuencia)
Hay algo acerca de pararse frente a la parrilla que hace que los muchachos sientan la necesidad de mover hamburguesas constantemente alrededor de la parrilla. No se debe raspar la carne de la superficie de cocción. Esta regla se aplica también si estás cocinando pescado delicado o un filete grueso, en una estufa o barbacoa. Cuando la carne que estás cocinando está lista para ser voltearse, se liberará fácilmente de la bandeja, si se está pegando, entonces, no está lista.

7. Cocinar verduras de hoja verde marchitas
Si tus hojas verdes salteadas suelen quedar amontonadas y oscuras, entonces, existen dos razones: los verdes pueden haberse marchitado en el refrigerador y luego se los ha cocinado en una sartén que es demasiado pequeña. Para refrescar la col rizada, la acelga y otras verduras de hoja verde que se han marchitado, recorta los tallos y colócalos en un recipiente con agua fría. Sofríelos en una sartén de buen tamaño, asegurarán que las hojas verdes se fríen, en lugar de hacerlo con vapor, que a menudo es el destino de las hojas verdes que no están en contacto directo con la superficie de la sartén.