Estás en: Inicio / Mundo Plus / Gastronomía / Kale: el superalimento que sirve para bajar de peso

Gastronomía

Kale: el superalimento que sirve para bajar de peso

El kale es una col rizada que poco a poco está teniendo una gran cantidad de seguidores por sus aportes alimenticios por su a*lto contenido de calcio, hierro y vitaminas*, y es que además de ser una verdura nutritiva destaca por su bajo contenido en calorías.

Hasta se ha publicado una guía para conocer más sobre esta verdura y cómo debe ser incorporada a la dieta diaria. “Kale, el superalimento que puede ayudarte a mejorar tu alimentación y salud” escrito por la nutricionista Laura Arranz destaca las propiedades nutritivas de esta planta.

Este tipo de col cultivado y consumido, sobre todo, en el norte de Europa, puede ser consumido crudo, en ensaladas, y cocinado como cualquier otra verdura de hoja, o en zumo mezclado con frutas como una opción entre comidas.

Laura Arranz, profesora asociada en el Departamento de Nutrición, Ciencias de la Alimentación y Gastronomía de la Universidad de Barcelona, ha señalado que una ración de 200 gramos de kale cocinado contiene más calcio que una ración de leche, más hierro que la carne, de 3 a 4 veces más ácido fólico que los huevos, de 4 a 10 veces más vitamina C que las espinacas y casi 3 veces más que las naranjas.

La composición del kale incluye carotenoides, responsables de los colores de las frutas y verduras, precursores de las vitaminas A, C, K, ácido fólico, calcio, magnesio, fósforo, potasio e hierro, además de ser fuente de proteínas vegetales y fibra.

Además, sus propiedades nutricionales le hacen superior, sobre todo en proteína vegetal y fibra, a otras verduras como las espinacas. “Es un superalimento, un término que nos permite explicar a la población que hay alimentos que concentran mucha cantidad de nutrientes y muy pocas calorías”, sostiene la especialista.

El kale es alargado y su hoja verde es más parecida a la de la acelga o la lechuga.Lo mejor es comprarlo en manojos, con sus hojas enteras, en el mercado. Otra opción son las bolsas que contienen esta verdura ya cortada.

Para consumirlo es necesario quitarle el nervio central de la hoja que es muy grueso, además para las ensaladas se debe macerar en zumo de limón con un poco de aceite de oliva durante media hora para suavizar las hojas gruesas y su sabor áspero.

Si se desea tomar el kale cocinado, es importante no pasarse. El tiempo medio ideal de cocción son 10 minutos. Así lo comeremos hervido, como cualquier otra verdura, y aliñado con aceite de oliva y un poquito de sal o salteado.

Uno de los consejos que nos ofrece Laura Arranz es consumir el kale fresco a penas se compra porque enseguida la hoja se seca y va concentrando un sabor amargo.

La especialista en nutrición recomienda introducir el kale un día a la semana en la dieta, buscando recetas que lo hagan atractivo y así disfrutar de un alimento de gran poder nutricional y bajo aporte calórico.