Estás en: Inicio / Mundo Plus / Gastronomía / Recetas: Pasta con pesto criollo y milanesa

Gastronomía

Recetas: Pasta con pesto criollo y milanesa

2017-06-28 11:47:04

La comida peruana debe su fama a las muchas fusiones que sufrió a través de los tiempos gracias a los inmigrantes (chinos, italianos, japoneses, etc.) que llegaron y aportaron sus conocimientos gastronómicos a la carta peruana, logrando una de las cocinas más famosas y deliciosas del mundo.

Pasta con pesto criollo y milanesas

Para 6 personas

Ingredientes

Pasta:

• 500 gramos de pasta larga
• Sal

Pesto criollo:

• 1 kilo de espinacas
• 2 dientes de ajo
• Aceite de oliva c/n
• 1 atado grande de albahaca
• 200 gramos de queso fresco en dados chicos
• 1 lata de leche evaporada (o un poco mas)
• 1 taza de queso parmesano rallado finamente
• 2 cucharadas de mantequilla
• Sal, pimienta y nuez moscada fresca

Milanesas:

• 6 bistecs
• Sal y pimienta
• Harina c/n
• 1 huevo batido
• Panko o pan molido c/n
• Medio litro de aceite vegetal
• Papel absorbente
• Queso parmesano para acompañar

Preparación

Pesto criollo:

Deshojar y lavar bien las hojas de espinaca, pues suelen venir con mucha tierra. Poner en una sartén un chorrito de aceite de oliva, agregar los dientes de ajo enteros y encima las hojas de espinacas, se puede agregar bastantes porque se reducen rápidamente. Echar sal durante la cocción. Girarlas con una pinza o con dos cucharas. Cuando las espinacas están tiernas, sacar y ponerlas sobre un colador para que escurra el agua y se enfríen. Repetir la misma operación con más espinacas, utilizando los mismos dientes de ajo.

Cuando las espinacas estén frías, escurrirlas para quitarles el agua. Poner en la licuadora junto a los 2 dientes de ajo, hojas de albahaca, sal, pimienta y nuez moscada. Luego, el queso fresco en dados, el parmesano rallado y la leche evaporada. Licuar hasta obtener una salsa ni muy espesa ni muy liquida, si hace falta más leche, echarle más. Poner en una olla, agregar la mantequilla y dar un hervor. Rectificar la sazón. Esta salsa se puede guardar en frascos y congelar. Si se mantiene en la refrigeradora es mejor tenerla máximo 3 días para que el queso no se oxide, pero congelada se puede conservar hasta 3 meses.

Milanesa:

Limpiar los bistecs y sacar los nervios. Con un cuchillo grande (por el reverso) dar golpes a la carne para ablandarla. Para apanar los bistecs, salpimentarlos y luego pasarlos por harina, por huevo batido y por último por panko (o pan molido).

Calentar el aceite y echar las milanesas (no todas juntas) para freírlas y que queden doraditas. Secarlas con papel absorbente.

Hervir la pasta en agua con sal hasta que quede al dente. Colarla, mezclar con la salsa y servir en un tazón tratando de formar una montaña puntiaguda. Decorar con hojas de espinacas cortadas muy finamente y queso parmesano encima.

Servir las milanesas aparte, ¡y todo queda listo con un plato criollo para chuparse los dedos!