Estás en: Inicio / Mundo Plus / Moda y Belleza / Deja de fumar y devuelve la belleza a tu piel

Moda y Belleza

Deja de fumar y devuelve la belleza a tu piel

2017-12-04 13:00:00

En la difícil batalla contra el tabaco, hay buenas noticias: las tasas de tabaquismo en algunos países continúa cayendo a su nivel más bajo en más de cuatro décadas, incluso entre adolescentes, muchos de los cuales ahora lo consideran poco atractivo.

Tan solo en Canadá, el porcentaje de jóvenes de 15 a 19 años que fuman cayó del 44 por ciento en 1981 al 18 por ciento en 2005, un gran avance, sin duda. Para el resto de nosotros, gracias a las prohibiciones de fumar en lugares públicos, una salida nocturna ya no implica volver a casa apestando a cigarrillos. De hecho, dejar de fumar es contagioso: un estudio reciente publicado en The New England Journal of Medicine descubrió que cuando una persona deja de fumar, las personas que la rodean amigos, familiares, contactos sociales tienden a dejar de fumar también.

Si usted o alguien que usted conoce necesita una razón para dejar de fumar, además del costo que le cuesta a la salud personal, esta razón será un plus en el empujoncito que tal vez le faltaba: El tabaco arruina nuestra apariencia. El fumar, agrega arrugas, flacidez, decoloración y años de edad a tu apariencia. El daño puede ser permanente para las estructuras esenciales de la piel, como el colágeno.

“Con 4,000 sustancias químicas dañinas en cada cigarrillo, cada vez que respiras el humo dentro y fuera de tus pulmones, envejeces tu cuerpo, rostro, dientes y piel”, dice el Dr. Peter Selby, director clínico de programas de adicción en el Centro para la Adicción y la Salud Mental en Toronto.

El impacto del tabaco sobre las arrugas, la salud y elasticidad de la piel se observó por primera vez hace más de 30 años. Pero la ciencia ahora tiene una mejor comprensión de cómo es el impacto de los productos químicos tóxicos del tabaco, en múltiples niveles, que produce lo que se ha denominado “la cara del fumador”.

El Dr. Anatoli Freiman, de la división de dermatología de la Universidad de Toronto, fue autor de una investigación, 2006, con toda la evidencia científica de los efectos nocivos del tabaco para la piel, que se deben principalmente al impacto de sustancias químicas nocivas en el humo como: la nicotina, el monóxido de carbono, alquitrán, formaldehído, cianuro de hidrógeno, amoníaco, mercurio, plomo y cadmio.

En conjunto, estos productos químicos reducen el flujo de sangre a la piel, reducen el oxígeno circulante, atacan la arquitectura de la piel y provocan la descomposición de las estructuras de soporte como el colágeno y la elastina (las fibras que le dan elasticidad a la piel). Eso lleva a arrugas extensas, particularmente alrededor de los ojos y los labios, y es permanente, señala Freiman. Fumar cigarrillos también reduce el contenido de agua en la capa más externa de la piel, dando la apariencia de una piel más seca y más frágil.

Además, la investigación de Freiman ha encontrado que el humo del cigarrillo está relacionado con un mayor riesgo de carcinoma escamoso y basal, psoriasis y pérdida de cabello. También está relacionado con afecciones de la piel empeoradas que están asociadas con la diabetes, el lupus y el SIDA.

La conclusión es bastante clara: para una vida más larga y más bella, deja de fumar.

Designed by Freepik