Estás en: Inicio / Mundo Plus / Moda y Belleza / Errores que cometes al ponerte rímel que podrían dañar tus pestañas

Moda y Belleza

Errores que cometes al ponerte rímel que podrían dañar tus pestañas

Para la mayoría de las mujeres el rímel es uno de los mejores aliados de belleza, pues en cuestión de minutos puede cambiar por completo tu mirada y hacerla más espectáculos, pero a veces, sin darnos cuenta, cometemos algunos errores, que convierten este producto en un enemigo silencioso.

Para que no maltrates tus pestañas, aquí te contamos algunas acciones que debes evitar para no dañarlas:

1. Máscaras de mala calidad

No se trata de comprar un maquillaje muy caro, sino que antes de adquirir un producto te asegures de que es de buena calidad y con ingredientes adecuados, ya que existen algunos que contienen materiales sintéticos o elementos tóxicos que podrían causarte infecciones oculares o reacciones alérgicas.

2. Aplicar demasiadas capas

La forma correcta de usar el rímel es aplicando únicamente tres capas. La primera deberá ser recorriendo desde la raíz hasta la mitad de las pestañas, la segunda de la mitad hasta las puntas y la tercera recorriendo toda la pestaña para uniformar la textura.

Sin embargo, si aplicas más capas de rímel te expones a que cuando estas se sequen se quiebren tus pestañas, y a que se acumulen más grumos y bacterias en tus ojos.

3. No checar la caducidad

Todos los productos cosméticos tienen una fecha de caducidad, pero algunas veces olvidamos revisarla y continuamos utilizándolos incluso después de la fecha de expiración, la cual nos indica que después de ella es posible que los ingredientes ya no sean del todo seguros o ni efectivos.

4. Usar el rizador después del rímel

Cuando rizas las pestañas, ya sea con rizador o cualquier otro instrumento, es muy probable que termines rompiéndolas o arrancándolas desde la raíz, debido a que se vuelven más rígidas por la capa de maquillaje.

5. Aplicar con la punta del cepillo

Otro de los errores más comunes es usar solo la punta del aplicador, en donde hay mayor cantidad de producto acumulado, pero esto en lugar de ayudarte a remarcar el color de tus pestañas, solamente hace que se formen grumos y que las pestañas se peguen una con otra.

6. Bombear el cepillo dentro y fuera del envase

Al hacer esto dañas el cepillo aplicador y además haces que entre aire dentro del envase lo que puede provocar que el producto se seque más rápido, sin mencionar que puede contaminarse con las bacterias del ambiente.

Por último, no olvides que debes desmaquillarte correctamente siempre antes de dormir y evitar compartir tus productos de belleza, ya sea delineador, rímel o cualquier otro, pues al hacerlo se comparten también gérmenes y bacterias que pueden dañar tus ojos y piel.