Estás en: Inicio / Mundo Plus / Moda y Belleza / Este verano que no te moleste esa incómoda papada

Moda y Belleza

Este verano que no te moleste esa incómoda papada

2017-12-20 17:40:00

Es a través del cuello que muchas veces podemos descubrir la edad de una persona, ya que esta zona del cuerpo. Además, solo pensar en tener un cuello mal cuidado, debería preocuparte, ya que este rasgo puede hacerte lucir mucho mayor de lo que realmente eres. Es por ello que esta situación muchas veces es incluso más molesto que las mismas líneas de expresión.

Esta parte del cuello también es conocida como doble mentón por ser precisamente la zona ubicada debajo de la barbilla. Una de las razones por las que puede aparecer la papada es por tener acumulación de grasa, pero también puede aparecer por problemas de salud, causados por la glándula tirioides, en este caso incluso se deberá recurrir a un tratamiento quirúrgico.

Sin embargo, otra opción podría ser una mala postura de los hombros y las cervicales que generan un retraimiento del maxilar, o a causa de haber ganado o perdido peso de forma brusca.

Entonces, luego de conocer algunos de las posibles razones de la aparición de la papada, debemos considerar que también existen algunas fórmulas con las que podemos disimularla y hasta desaparecerla: desde las formulas caseras, pasando por ejercicios, la utilización de cremas cosmetológicas, hasta llegar al uso la cirugía y tratamientos no invasivos todo es posible a la hora de querer desaparecer esa molesta papada.

Sin embargo recuerda que es mejor prevenir que lamentar, no solo con dietas y masajes lograrás tu objetivo también debes incluir unos ejercicios sencillos que debes realizar con constancia:

• Pega la lengua contra el paladar, echándola hacia atrás. Contrae 10 segundos, relaja y repite 8-10 veces al día.

• Gira la cabeza, lentamente y dibujando un círculo primero en un sentido y luego en el otro. Repite el ejercicio durante varios minutos.

• Usa el ejercicio de las vocales. Pronuncia diez veces cada una de las vocales exagerando al máximo posible la vocalización y apertura de la boca hasta tensar los músculos de la cara y el cuello.