Estás en: Inicio / Mundo Plus / Moda y Belleza / Hay granitos en la piel que no debes ni tocar ¿Tienes alguno de ellos?

Moda y Belleza

Hay granitos en la piel que no debes ni tocar ¿Tienes alguno de ellos?

2017-09-04 10:16:00

Deja la manía de tocarte ese granito que brotó en tu piel de la noche a la mañana, apretarlo podría ser peor. Si piensas que por apretar el granito tu piel sanará más rápido, esta idea no se aplica para todos los casos ni para todos los granitos. Revisa esta lista y observa si tienes alguno de estos tipos de brotes. ¡Y no lo toques!

1. Herpes labial
Este tipo de herpes es mucho más común de lo que creemos y se da con mayor frecuencia en los meses de invierno. Si bien a veces puede verse similar a un pequeño granito, no debemos apretarlo ya que podríamos contagiar otras zonas con herpes o simplemente hacer que se quede en nuestro rostro para siempre. Acude a un dermatólogo para que te receta una crema cutánea y evita propagar el virus.

2. Milia, o esos granitos blancos que te salen cerca de los ojos Estos granitos, a pesar de parecer acné o algo similar, son sólo pequeñas protuberancias que no debiesen ser apretadas. No los aprietes, porque solo estarás inflamando tu piel. Estos no son granitos, son células que se han quedado dentro de la piel. Si te molesta por un tema estético, será mejor acudir al dermatólogo y solicitar que los retire.

3. Puntos negros
Los puntos negros se forman por un exceso de grasa en la piel y en los poros. Pero, a diferencia de los granos comunes, no es buena idea intentar reventar los puntos negros. Al apretar los puntos negros provocarás un traumatismo aún más profundo en tu piel. Utiliza productos especializados para limpiar y exfoliar estas zonas difíciles.

4. Pelos encarnados
Los pelos encarnados aparecen usualmente cuando nos depilamos y esto se debe a que un vello crece pero queda atrapado bajo la superficie de la piel. No intentes liberar el pelo, solo aplica alguna crema dermatológica recetada por un dermatólogo, eso reducirá el enrojecimiento, picor e irritación. Exfolia la zona para ayudar al vello a salir a la superficie de tu piel.