Estás en: Inicio / Mundo Plus / Moda y Belleza / ¿Qué tan malo es broncearse?

Moda y Belleza

¿Qué tan malo es broncearse?

2018-01-15 10:27:20

Así que tu piel está pecosa y desgastada por una infancia llena de exposición al maravilloso brillo solar, o tal vez porque aún te arriesgas a quemarte unas pocas veces cada verano. Aquí te brindamos toda la verdad sobre el daño que puedes estar haciéndole a tu piel y el plan de reparación a seguir ahora.

¿Cuál es el daño?
Indiscutiblemente existen algunos, potencialmente muchos más. Si amas (o te gusta) mantener un bronceado dorado, sin querer has contribuido al envejecimiento de tu piel. Tomar el sol destruye las fibras que mantienen tu piel firme y lisa, lo que provoca arrugas, manchas y pecas más tempranas. Más importante aún, el bronceado y las quemaduras solares contribuyen significativamente al cáncer de piel.

Las probabilidades de desarrollar cáncer de piel son más altas si tienes la piel pálida, el cabello rubio o rojo y/o los ojos azules: todas las señales de que tu piel tiene niveles bajos de melanina protectora. Si sufriste tres o más quemaduras con ampollas antes de los 15 años, tienes un mayor riesgo de melanoma, la forma más letal de cáncer de piel.

Los viajes al salón de bronceado son particularmente malos. Las camas de bronceado, que pueden emitir aún más rayos UV que el sol de verano del mediodía, no te dan un bronceado “seguro”. De hecho, tienen más del doble de riesgo de cáncer de piel, de acuerdo con la investigación de Brown University Medical School.

No darle importancia al protector solar
Elige una marca de amplio espectro (lo que significa que te protegerás contra los rayos UVA y UVB) con SPF 15 o superior (muchas dermis recomiendan usar 30 o más cuando estarás afuera durante largos periodos de tiempo).

Aplícalo por adelantado
Frota la pantalla solar 30 minutos antes de dirigirte al aire libre, no una vez que ya estés estacionado en la playa. (Esto le dará tiempo a tu piel para absorber los ingredientes protectores de la loción). Usa una onza (aproximadamente un vasito de shot) y cubre todas las partes del cuerpo expuestas al sol. Aplicar una capa demasiado delgada significa que estás escatimando en protección, por lo que SPF 15 o 30 realmente está actuando en menor escala a la que podría estar.

Invierte en un sombrero aplastable de ala ancha
Un tercio de todos los cánceres de piel golpean sobre el cuello, por lo que es aconsejable usar un sombrero para una mayor protección. ¡Cada pulgada de borde puede reducir el riesgo de cáncer de piel en un 10 por ciento! Llévalo contigo en tu bolso para que puedas abrirlo cuando salgas.

Utiliza Lip Balm con protector solar
Los labios son muy sensibles al sol y los cánceres de piel en los labios tienden a ser muy agresivos y tienden a diseminarse, pero nos olvidamos de atenderlos cuando salimos. Cuando apliques protector solar en la mañana antes de salir de la casa, ponte también un bálsamo labial protector.

Compra gafas de sol Celeb-Style
Sí, lo alentamos a derrochar tu dinero en unos buenos anteojos solares. Los rayos UV penetran en las estructuras internas del ojo, según The Vision Council, y pueden provocar trastornos de la vista graves, como cataratas, cáncer de ojo y degeneración macular, con el tiempo. Asegúrate de que tus gafas de sol te protejan contra los rayos UVA y UVB y úsalos durante todo el año. Busca un par que cumpla con los criterios del American National Standards Institute.

Ve a un dermatólogo cada año
Los estudios demuestran que un médico de la piel es más propenso que un médico de familia o un ginecólogo a detectar problemas. Tu médico lo inspeccionará en busca de lunares, tumores y cualquier otro cambio inusual en la piel. Si detectas alguno, enviarás una pequeña muestra para que se te haga una biopsia para determinar si es cancerosa o benigna.

Haz tus propios controles de la piel
Después de una ducha, lleva un espejo de mano a una habitación bien iluminada y examina todo el cuerpo, incluso entre los dedos de los pies. Familiarizarte con tus propias marcas de nacimiento, lunares e imperfecciones te permitirá detectar cambios preocupantes entre las visitas al médico.

Estate atento a los signos de peligro
Los melanomas clásicos pueden aparecer como manchas negruzcas/marrones o lunares con bordes irregulares. Pero este cáncer letal también puede ser rojo, rosado o ceroso, o puede ser una llaga que simplemente no cicatriza. Otras señales de advertencia incluyen picazón, sangrado, sensibilidad al tacto o crecimiento obvio. Busca el ABCDE mientras inspeccionas tus lunares: asimetría, borde irregular, oscurecimiento del color, diámetro (más grande que un borrador de lápiz) y evolución.

Ten cuidado del sol si tomas medicamentos
Cualquiera de los siguientes medicamentos puede hacer que tu piel sea más sensible al daño solar: tetraciclina, sulfonamidas y algunos otros antibióticos; naproxeno sódico; antidepresivos tricíclicos; diuréticos tiazídicos (utilizados para la presión arterial alta y algunas afecciones cardíacas) y sulfonilureas (una forma de medicamentos orales para la diabetes). Consulta con tu médico sobre cualquier medicamento que tomes y que te pueda hacer más propenso a quemarte.

Come una dieta que ayude a tu piel
La investigación muestra que algunos alimentos, como los cítricos, el té verde, las zanahorias y los pimientos rojos, pueden reforzar las defensas de la piel contra el daño de los rayos UV.