Estás en: Inicio / Mundo Plus / Salud / 3 lecciones sorprendentes que todos los adultos pueden aprender de los bebés

Salud

3 lecciones sorprendentes que todos los adultos pueden aprender de los bebés

Aunque los alimentamos, educamos y criamos, resulta que hay una cantidad de lecciones que los adultos pueden aprender de los bebés.

Desde el momento en que nacen al mundo, los bebés miran a los adultos en sus vidas para enseñarles todo lo que necesitarán saber. En 2016, un par de científicos de la Universidad de Rochester incluso teorizaron después de correlacionar la inteligencia de varias especies con la cantidad de tiempo que lleva destetar a sus bebés que la increíble potencia cerebral utilizada a través del curso de la evolución humana necesaria para criar a nuestros infantes relativamente indefensos es lo que condujo a una mayor capacidad mental.

• Los bebés nos enseñan que podemos disminuir nuestro sesgo y prejuicios

Los investigadores sospecharon durante mucho tiempo que, en la primera infancia, se desarrollaba un sesgo positivo para personas similares a uno y un sesgo negativo para todos los demás. Pero, después de observar cómo 456 bebés de entre ocho y 16 meses reaccionaron ante hablantes de su lengua materna frente a hablantes de otra lengua, los científicos del Laboratorio de Desarrollo Cognitivo Social de la Universidad de Columbia Británica desacreditaron la segunda mitad de esa suposición. Luego de evaluar a los bebés se concluyó en que los juicios negativos, Pun especuló, no son innatas, sino que se aprenden.

• Podemos aprender de los bebés que es crucial llorar

Los bebés vienen al mundo llorando, y puede parecer que los adultos pasan la mayor parte de los primeros años de un joven tratando de detener el llanto. Mientras tanto, generalmente ignoramos el hecho de que los bebés que lloran nos recuerdan algo importante: está bien, e incluso es vital, expresar nuestras emociones. Este conocimiento puede ser útil para adultos que piensan que tienen que resolver todos sus problemas por sí mismos.

Mientras que la interacción suena mucho más civilizada que el aullido de un niño, el llanto no debe considerarse un fracaso, especialmente cuando se trata de sentimientos abrumadores.

• Los bebés nos enseñan que el momento más importante es “ahora”

Una revisión de la literatura de 2012 por Sylvie Droit-Volet, profesora de psicología en la Universidad de Clermont Auvergne, encontró estudios que muestran que incluso con un mes de vida, los bebés pueden sentir cuando aumenta el intervalo de un destello de luz en sus ojos. Sin embargo, mientras nacemos con esta comprensión del “tiempo implícito”, debemos aprender el concepto de duración, que realmente no hace clic hasta los siete u ocho años. Esto explica por qué los niños pequeños se molestan cuando les dicen que tienen que esperar por algo.

Si bien la creencia de un bebé de que todo debería suceder “en este momento” puede ser frustrante, también es una inspiración para vivir el momento. Los bebés, sostiene, son excelentes modelos a seguir porque ellos naturalmente experimentan la vida desde lo que los practicantes llaman “mente de principiante”.

Por supuesto, si no puedes dominar la vida en el momento actual, los bebés nos muestran que el cambio siempre puede venir mañana.