Estás en: Inicio / Mundo Plus / Salud / 5 excelentes razones para comer pescado

Salud

5 excelentes razones para comer pescado

2018-01-15 10:27:59

¿Recuerdas el aceite de hígado de bacalao que usaban los abuelos? Solía estar de moda bromear sobre este remedio favorito para todo uso. No necesita tragar aceite de hígado de bacalao para obtener su omega-3. Descubre por qué comer pescado es tu mejor opción.

1. Más pescados, menos desfibriladores
Cada año, miles de personas sin antecedentes de enfermedad cardiovascular mueren por muerte cardíaca repentina, que ocurre cuando el corazón comienza a latir de forma errática. Una solución a esta situación es elevar los niveles de ácidos grasos omega-3 en la sangre de la población, lo que evitaría ocho veces más muertes, según un análisis en el American Journal of Preventive Medicine.

2. El Advil de la naturaleza
Los alimentos ricos en ácidos grasos omega-3, son llamados también los antiinflamatorios de la naturaleza. Los científicos comenzaron a sospechar que había algo especial en los omega-3 cuando notaron que la enfermedad cardíaca era rara entre las personas que consumían muchos mariscos.

Los investigadores finalmente demostraron que los ácidos grasos omega-3 parecían sofocar la inflamación de varias maneras. Por un lado, evitaban que el cuerpo use otros ácidos grasos necesarios para crear prostaglandinas y otros compuestos similares a las hormonas que causan inflamación. También bloquean y reducen la cantidad de glóbulos blancos hostiles que el sistema inmunitario envía a las regiones inflamadas del cuerpo. Consumir más omega-3 puede ser la clave para sofocar estas y otras condiciones comunes.

3. Elimina la diabetes
La mayoría de las personas que desarrollan diabetes tipo 2 tienen sobrepeso. Las células grasas producen productos químicos que contribuyen a la resistencia a la insulina, el sello distintivo de la enfermedad. También producen proteínas que causan inflamación. Varios estudios grandes, que incluyeron más de 50,000 sujetos combinados, descubrieron que las mujeres con los niveles más altos de inflamación crónica tenían un aumento cuádruple en el riesgo de diabetes tipo 2.

Los científicos no están seguros de por qué, pero los químicos inflamatorios pueden interferir con el trabajo de la insulina, lo que hace que aumente el azúcar en la sangre. Tal vez no es coincidencia que los estudios de población muestren que quienes consumen pescado tienen tasas inusualmente bajas de diabetes tipo 2.

4. ¿Una cura para el cáncer?
Muchos oncólogos ahora creen que la inflamación excesiva causa o acelera el crecimiento de muchos tipos de cáncer. Según una teoría, la inflamación aumenta la velocidad a la que las células “giran”, lo que aumenta las probabilidades de que las células defectuosas emerjan en su lugar, lo que lleva al crecimiento celular fuera de control que produce tumores malignos. En algunos casos, la inflamación persistente de infecciones comunes puede aumentar el riesgo de cáncer. Por ejemplo, es bien sabido que algunos tipos de virus del papiloma humano pueden causar cáncer de cuello uterino, mientras que el cáncer de estómago afecta principalmente a las personas que han sido infectadas con Helicobacter pylori, la bacteria que causa las úlceras. Otras fuentes de inflamación crónica se han relacionado también con tumores malignos. Las personas plagadas de enfermedades inflamatorias del intestino, por ejemplo, tienen un riesgo inusualmente alto de cáncer de colon.

Los científicos todavía están estudiando si el controlar la inflamación al consumir más ácidos grasos omega-3 previene el cáncer, pero han surgido algunas pistas tentadoras. Por ejemplo, altas dosis de aceite de pescado bloquean la formación de tumores de colon en animales de laboratorio, aparentemente al enfriar la inflamación. Además, comer pescado tres veces por semana redujo a la mitad el riesgo de cáncer de próstata en un estudio de casi 48,000 hombres, mientras que un estudio sueco descubrió que los hombres que nunca comieron mariscos duplicaron o triplicaron el riesgo de la enfermedad.

5. Respira más fácilmente
Dado que los ácidos grasos omega-3 reducen la inflamación, consumir más pescado puede ayudar a prevenir los ataques de asma, al menos en teoría. Alguna evidencia apoya esta idea. Por ejemplo, un estudio australiano descubrió que los niños que comían pescado regularmente reducen su riesgo de asma en un 75 por ciento. Un estudio realizado por investigadores holandeses encontró una reducción del 50 por ciento en las tasas de asma entre los niños que tenían la mayor ingesta de pescado y granos enteros.