Estás en: Inicio / Mundo Plus / Salud / Aprende a preparar siete alternativas de loncheras antianemia para escolares

Salud

Aprende a preparar siete alternativas de loncheras antianemia para escolares

La anemia es una disminución de la hemoglobina, comparados con los valores normales en individuos del mismo género y misma edad. La consecuencia principal de la anemia es el abastecimiento insuficiente de oxígeno para el cuerpo, lo cual produce. Si tienes anemia, es probable que te sientas cansado y fatigado.

Ante esta enfermedad que afecta gran cantidad de niños en el Perú, el Ministerio de Salud (Minsa) ha presentado siete alternativas de loncheras con productos de origen animal ricos en hierro, refrescos naturales y frutas que los padres y madres de familia pueden preparar en casa para que sus hijos lleven al colegio a fin de prevenir la anemia.

Las “loncheras antianemia” deben incluir frutas y refrescos naturales de frutas con abundante vitamina C, como la naranja, mandarina, granadilla, entre otros. Estas frutas ayudarán al organismo del niño a absorber el hierro de los alimentos de origen animal como la sangrecita, bofe, hígado de pollo, entre otros.

A continuación te diremos qué prepararle a tus niños para mantenerlos bien alimentados:

Opción 1: Pan con torrejita de sangrecita y verduras, limonada y una mandarina

Para preparas la torrejita de sangrecita y verduras necesitas: una cucharada de sangrecita, una cucharada de zanahoria rallada, una cucharada de harina de trigo, una cucharada de brócoli picado, una cucharada de agua y un huevo.

En un tazón, poner la sangrecita, zanahoria rallada, brócoli picado y mezclarlo con el huevo, incorporar la harina poco a poco y el agua hasta que la mezcla este uniforme con una pizca de sal. Freír la torrejita en una cucharada de aceite caliente y colocarla en el pan de su preferencia.

Opción 2: Choclo sancochado desgranado con sangrecita rebozada con huevo, refresco de naranja y un plátano

Para el choclo desgranado con sangrecita rebozada necesitamos: un choclo mediano sancochado, una cucharada de sangrecita cocida, un huevo, una cucharada de pimentón rojo picado en cuadritos, sal y pimienta al gusto.

Desgranar el choclo. En un tazón, mezclar la sangrecita con el huevo y pimentón y una pizca de sal y pimienta. En una sartén verter la mezcla y mover de manera envolvente hasta que se cocine el huevo. Se sirve la sangrecita acompañada con el choclo desgranado.

Opción 3: Pastel de verduras con bofe, uvas y jugo natural de carambola

Para el pastel de verduras con bofe necesitamos: ½ taza de espinaca, ¼ de taza de brócoli cocido y picado, ¼ taza de zanahoria en cuadritos, ¼ de taza de vainitas cocidas y picadas, dos huevos, una cucharada de harina de trigo, ½ taza de leche, una cucharada de mantequilla, nuez moscada, sal y pimienta al gusto.

Poner en una olla la mantequilla, la harina y la leche, remover hasta que empiece a hervir agregar sal, nuez moscada y las verduras cocidas y picadas. Adicionar las dos yemas batidas e incorporar las dos claras batidas a punto de nieve. Verter en moldes individuales y hornear de 15 a 20 minutos a 180 °C.

Opción 4: Queque de sangrecita, refresco de cebada y una granadilla

Para queque de sangrecita necesitamos: 250g. de sangrecita de pollo, 500g. de harina de trigo preparada, 250g. de margarina vegetal con sal, 500g. de azúcar rubia, 5 huevos, un tarro de leche evaporada, una cucharadita de vainilla y una cucharadita de polvo de hornear.

Batir la margarina hasta que esté cremosa y añadir el azúcar. Sin dejar de batir añadir el huevo y la vainilla. Cuando esté todo integrado mezclar con la harina, el polvo de hornear y una pizca de sal, todo previamente cernido. Sancochar la sangrecita y licuar con la leche. Poner todo en un molde engrasado y enharinado. Hornear a temperatura moderada durante una hora.

Opción 5: Nuggets de sangrecita, refresco de camu camu y un melocotón

Para los nuggets de sangrecita necesitamos: Dos cucharadas de sangrecita cocida, ½ pan remojado, un huevo batido, dos panes rallados, dos cucharas de harina de trigo y dos cucharadas de aceite para freír.

En un tazón poner la sangrecita y el pan remojado, mezclar y añadir una pizca de sal. Con las manos bien limpias le damos la forma de nuggets y lo pasamos por harina, huevo y pan rallado. Freír los nuggets en aceite bien caliente.

Opción 6: Pan con paté de hígado de pollo, chicha morada y una porción de fresas

Para el paté de hígado de pollo necesitamos: ½ hígado de pollo sancochado, ½ camote sancochado, ½ cucharadita de aceite y 1 pisca de sal.

En un plato aplastar el hígado con un tenedor, incorporar el camote y mezclar bien hasta que forme una pasta, añadir el aceite y una pisca de sal.

Untar el pan con el paté.

Opción 7: Hamburguesa de sangrecita, refresco de camu camu y melocotón

Para la hamburguesa de sangrecita: ¼ de kg de sangrecita de pollo, 1 ½ taza de arroz, ¼ taza de pan rallado, 2 huevos, 3 tomates medianos, 4 hojas de lechuga, 5 hojas de espinaca, ½ taza de harina de trigo, ajos, hierba buena, sal yodada, aceite vegetal y pimienta al gusto.

Cocine la sangrecita en agua con hierbabuena, luego píquela y desmenúcela en un recipiente, sazónela con sal yodada, ajos y pimienta, agregue los huevos, la espinaca cortada en tiras delgadas, el pan rallado y mueva hasta obtener una mezcla homogénea. Haga bolitas con la masa y aplástela hasta formar las hamburguesas, las que deberá pasar por harina y freírla en aceite vegetal caliente.

A estas loncheras también puedes incluir un rico y nutritivo mousse de sangrecita, alto en hierro y vitaminas que es muy aceptado por los pequeños del hogar por su agradable sabor y presentación.

Para el mousse de sangrecita necesitamos: 1 ½ de taza de sangrecita cocida, ½ taza de azúcar rubia, 60 gramos de harina de algarrobo, 1 cucharadita de esencia de vainilla y ¾ de taza de agua.

Para preparar el mousse licúe la sangre cocida con el azúcar y la esencia de vainilla con agua. Una vez licuados estos ingredientes agregue la harina de algarrobo en forma de lluvia y sirva el mousse con tostadas o frutas picadas.

En todos los casos recuerda que los jugos o refrescos de frutas deben ser bajos en azúcar y las porciones no deben exceder los 100 gramos. Asimismo, se deben lavar las frutas correctamente y los utensilios que lleve su hijo al colegio y enseñar a lavarse bien las manos antes de consumirlos.