Estás en: Inicio / Mundo Plus / Salud / Así se desarrollan los sentidos de tu bebé mes a mes

Salud

Así se desarrollan los sentidos de tu bebé mes a mes

Para las madres primerizas y para las que no lo son suele ser desconocido si desde el nacimiento sus hijos reconocen su rostro o su voz. Para despejar estas y otras dudas en relación al desarrollo de los sentidos de los bebés el neurólogo infantil Hernán Amartino, y a la neuropediatra Agustina Donato dieron detalles de cada sentido a Infobae.

La vista

vista

Un recién nacido es capaz de ver luces y sombras, además de formas grandes, a partir de los 15 días ya fija su mirada en un objeto a 30 centímetros de su rostro y la visión de los colores.

Ya a partir de los tres meses tiene la capacidad de diferenciar colores con grandes contrastes entre sí, luego reconocerá las distintas tonalidades. Alrededor de los 4 meses, el bebé logra ver objetos pequeños y coordina la vista con su mano para alcanzarlos. También a esa edad, los ojos ya se encuentran alineados, lo que le permite ver la profundidad.

La audición

audicion

A partir de las 25 semanas de gestación el niño escuchará con claridad la voz de su mamá, su corazón y los ruidos intestinales, y de manera atenuada en un 50% los sonidos exteriores.

Al igual que con la visión, este sentido irá madurando en los primeros meses, por ellos, se recomiendo que el recién nacido no sea expuesto a sonidos graves y agudos.

El tacto

tacto

Este sentido se encuentra desarrollado desde el vientre materno, pues el bebé puede sentir las caricias que se le ofrecen desde el exterior. Por otro lado, él mismo se estimula en la panza acariciando su rostro y chupando su dedo entre otras partes y cuando nacen delimita su propio cuerpo en el espacio a través de las caricias.

El olfato

olfato

A partir del octavo mes de gestación el feto desarrolla el sentido del olfato, por ello, al nacer podrá reconocer más de 10 mil aromas, a los cuales les irán dando significado a través del tiempo. Este sentido está íntimamente relacionado con la alimentación y las emociones.

El gusto

gusto

Este sentido está muy relacionado con el olfato, tanto así que sin olfato no podríamos distinguir los sabores. A partir del sexto mes del bebé podrá distinguir los cuatro sabores básicos (salado, dulce, ácido y amargo).

Estimulación

Para estimular la vista del bebé es recomendable acostarlo boca arriba sobre una superficie plana para que comience a observar sus manos, interactúe con el rostro de sus padres, hermanos y demás familia. Desde los 2 o 3 meses, ya se le puede ofrecer juguetes móviles que estimulen el seguimiento visual, como sonajeros u objetos blandos.

En el caso de la audición, la estimulación por excelencia es la voz de la mamá, pues no solo logra calmar al bebé, sino que son estas “charlas” entre padres e hijos las que le enseñarán las distintas tonalidades de la voz. Es importante hablarle correctamente al niño, ponerle canciones y leerle cuentos cortos.

La clave para estimular el tacto es el contacto directo con la mamá. Los especialistas recomiendan no tener miedo a acariciarlo los primero 2 o 3 meses de vida, ya que necesita ese contacto piel a piel. Recuerda que abrazarlo y acunarlo también contribuye con en el buen desarrollo de este sentido.

Para estimular el olfato del bebé, la familia puede tenerlo en ambientes cercanos a la cocina o jardín donde pueda apreciar aromas de las comidas que se preparen o la naturaleza.

Lo que debemos tener en cuenta con el sentido del gusto es que las primeras experiencias con la alimentación sean placenteras. La variedad de comida debe ser incorporada por separado y no enfocándose en el que el niño trague la comida, sino que la saboree y la conozca.