Estás en: Inicio / Mundo Plus / Salud / ¡Atención!: Estas son las enfermedades que podrías contraer en un baño público

Salud

¡Atención!: Estas son las enfermedades que podrías contraer en un baño público

Hay muchos mitos sobre las consecuencias de usar un baño público, se mencionan un sinfín de enfermedades e infecciones que se pueden contraer por sentarse en un váter de estos lugares, por ello hay personas que suelen evitar su uso.

Una encuesta realizada a 528 pacientes de una clínica de ginecología reveló que el 85% evitaba entrar en contacto con la taza de los váteres públicos y orinaba doblando las piernas. Un 12% colocaba papel en la taza y sólo un 2% se atrevía a sentarse directamente sobre ella.

Pero al margen de las fobias que se puedan desatar debido al uso de servicios higiénicos púbicos, la presidenta de la Sociedad Americana de Microbiología, la doctora Abigail Saluyers, en un reportaje de WebMD aseveró que nadie ha contraído una Enfermedad de Transmisión Sexual (ETS) por sentarse en el váter, a menos que haya tenido relaciones sexuales sobre él.

La especialista señala que las bacterias y virus que podemos contraer en un baño público son similares a las que podemos encontrar en cualquier otro lado, y su contagio es similar, teniendo en cuenta que la piel es una barrera efectiva contra los gérmenes.

Los patógenos suelen contagiarse a través de las heridas, la boca, la nariz o los ojos, por eso es mucho más importante lavarse bien las manos y tener cuidado con lo que comemos, que preocuparse por el sentarse en un váter.

Lo que sí debemos tener conocimiento es que hay ciertas bacterias y virus cuya presencia es más habitual en los baños públicos, pues son trasmitidas a través de las heces, y son fáciles de contraer si no tienes la costumbre de lavarte las manos. Estas son las más frecuentes:

1. E. coli

La famosa Escherichia coli es responsable de muchas las intoxicaciones alimentarias y se transmite a través de las heces, normalmente cuando alguien o algo la conduce de éstas a la comida, aunque también puede aferrarse a superficies no porosas como la taza del váter.

2. Norovirus

El Norovirus es responsable de la mitad de las intoxicaciones alimentarias y, al igual que la E.coli, provoca fuertes diarreas, que por suerte se pasan por sí solas en dos o tres días. Los brotes de Norovirus suelen producirse en lugares cerrados como hospitales, cárceles, residencias o cruceros en los que la infección se propaga muy rápidamente, entre persona y persona y a través de la comida.

3. Shighella

Esta bacteria, responsable de la shigellosis, provoca diarreas mucho más severas que la E. coli y el Norovirus, pero su presencia es muchísimo menos habitual. Dado que es una bacteria muy contagiosa que se transmite a través de las heces es importante tener siempre los baños limpios.

4. Streptococcus

El género Streptococcus es un grupo de bacterias que suelen instalarse en la garganta y causan importantes enfermedades inflamatorias, como la amigdalitis, la meningitis y la neumonía. Según un informe de Cleaning & Maintenance Management, el 39% de los váteres públicos albergan este patógeno.

5. Staphylococcus

Este género de bacterias tiene el honor de albergar uno de los patógenos que más preocupa a la comunidad médica, el Staphylococcus aureus, famoso por ser resistente a la penicilina y, más recientemente, a la meticilina (el peligroso SARM). Esta temida superbacteria puede vivir en la taza del váter, o cualquier otra superficie no porosa, durante más de dos meses.

6. Gripe y resfriado

El virus de la gripe puede vivir dos o tres días en cualquier superficie no porosa y algunas cepas, como la de la gripe aviar, pueden aguantar semanas. Los Rhinovirus, que causan el resfriado común, aguantan mucho menos, ni siquiera sobreviven un día completo.