Estás en: Inicio / Mundo Plus / Salud / Bañarse con agua caliente podría provocar un paro cardíaco

Salud

Bañarse con agua caliente podría provocar un paro cardíaco

Investigaciones médicas recientes han demostrado el aumento de las personas que sufren problemas cardíacos en la época de invierno más que en cualquier otra estación.

Según Bristan Maraza, médico cardiólogo de Solidaridad Salud, sostuvo en la web del Diario Correo que “el intenso frío invita a tomar una ducha con agua caliente, pero excedernos podría provocar una pérdida de conciencia y el consiguiente infarto”.

Y es que el corazón tiene un sistema eléctrico interno que controla el ritmo de los latidos cardíacos, ciertos factores pueden causar ritmos cardíacos anormales llamados arritmias. Existen muchos tipos de estas.

Durante una arritmia, el corazón puede latir demasiado lento, demasiado rápido o dejar de latir. Cuando el corazón desarrolla una arritmia donde este deja de latir, se produce un paro cardíaco súbito. Es distinto de un ataque al corazón (infarto), en el que el corazón suele continuar latiendo pero el flujo sanguíneo hacia el órgano se encuentra bloqueado.

Hay muchas causas posibles de paro cardíaco. Entre ellas, la enfermedad cardíaca coronaria, estrés físico y algunas condiciones genéticas. Pero, a veces, no es posible saber la causa.

Maraza advierte que si alguien pasa mucho tiempo bañándose con agua caliente, al salir se puede producir una caída brusca de presión, lo que provocaría una vasodilatación, es decir una dilatación de pequeños vasos capilares sanguíneos que causan caídas bruscas de presión arterial.

“Sentir dolor en el pecho es uno de los síntomas que presenta un ataque cardiaco”, sostuvo el médico cardiólogo de Solidaridad Salud. Los más propensos a padecer este tipo de afecciones cardíacas por los baños de agua caliente son las personas mayores de 40 años y en época invernal.

Entre los principales síntomas de este tipo de dolencia tenemos: sentir opresión en el pecho, dolor en los brazos, la espalda, el cuello o mandíbula, falta de aliento, náuseas y sudor frío.

Ante cualquier malestar lo recomendable es acudir al médico más cercano.