Estás en: Inicio / Mundo Plus / Salud / Cuatro claves para reducir el consumo de azúcar

Salud

Cuatro claves para reducir el consumo de azúcar

El azúcar es uno de los alimentos que su consumo causa más controversia en los últimos tiempos. Para algunos, consumirlo podría resultar negativo para la salud. Según el informe monográfico sobre el azúcar, de la Fundación Española de Nutrición, el consumo excesivo de azúcar puede conducir a deficiencias nutritivas.

“La cuestión, por tanto, radica en determinar la proporción de azúcar que puede contener la dieta diaria, sin reducir el consumo de otros alimentos capaces de suministrar los nutrientes indispensables para la nutrición”, señala el informe.

Como se sabe el azúcar no es absorbida como tal por nuestro intestino, sino que debe ser degradada durante el proceso digestivo y transformada en: glucosa y fructuosa.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) en su última guía actualizada sobre ¡Ingesta de azúcar para niños y adultos en el año 2015”, mantiene la recomendación realizada en el 20103, limitar el consumo de azúcares libres o añadidos a menos del 10% de la ingesta calórica total.

Asimismo, advierte que para obtener mayores beneficios para la salud hay que limitar el consumo de azúcar añadida a menos del 5% de la energía total diaria.

Ya que el consumo excesivo de azúcar incrementa el riesgo de padecer obesidad, diabetes y enfermedades cardiovasculares. Así que se establece en 50 gramos al día la cantidad máxima de azúcar añadidas en nuestra dieta, una cifra que debe representar menos del 10% de la ingesta calórica total de día.

Si bien, la Agencia Norteamericana del Medicamento (FDA, por sus siglas en inglés) señala que el consumo de azúcar no puede considerarse responsable de ninguno de los efectos nocivos que a veces se le atribuye, con la excepción de las caries dentales, es importante tener un cuidado de su consumo.

Por ello hay ciertas recomendaciones a la hora de reducir su consumo:

1. Reducir el consumo de alimentos y bebidas con azucares añadidos, evitando echar azúcar añadida durante el cocinado.

2. Revisar el etiquetado de los productos que se consume para conocer la cantidad de azúcar que contiene, así como de sal y de grasas.

3. Práctica diaria de ejercicios para combatir los excesos y mantener una vida saludable.

Consumir más productos como frutas y verduras, y más legumbres y pescados, entre otros.