Estás en: Inicio / Mundo Plus / Salud / Cuidado con el hipotiroidismo durante el embarazo

Salud

Cuidado con el hipotiroidismo durante el embarazo

2017-10-03 22:32:00

Siempre lo decimos, el embarazo es el tiempo más emocionante y feliz que puede tener una madre; sin embargo, tiene muchos riesgo, algunos son externos y sobre ellos no tenemos ningún tipo de control, mientras que otros son a la interna y acá si podemos prevenir antes que lamentar.

Alrededor del 5% de mujeres desarrollaría hipotiroidismo durante la gestación debido a que en el primer trimestre la glándula tiroidea de la madre debe producir la hormona necesaria para ella y su bebé, ya que el pequeño niño aún no es capaz de producir su propia hormona.

Para diagnosticar el hipotiroidismo el médico tratante tendría que solicitar un análisis de sangre a la gestante, donde se mida los niveles de la hormona tiroidea y de TSH (hormona estimulante de la tiroides). Si luego de los exámenes se llega a confirmar una alteración en la hormona, hay que trabajar de la mano con el especialista.

Si bien no existe un consenso para realizar este examen, los médicos lo recomiendan si es que la gestante tiene antecedentes familiares de enfermedad tiroidea, historia de abortos, problemas de fertilidad, crecimiento de tiroides o el llamado “bocio”, o algún otro síntoma relacionado.

La futura madre no debe tener miedo. El tratamiento del hipotiroidismo ayuda a llevar un mejor embarazo y evitar riesgos en la salud de ella y de su bebé porque si no se controla como debe ser las consecuencias pueden ser muy graves.

La mujer que no sigue el tratamiento en la gestación podría sufrir de preclampsia o hipertensión arterial durante el embarazo, aborto en el primer trimestre de la gestación o podría tener un parto prematuro. Por su parte, en el caso que no se controle el hipotiroidismo en el bebé, es posible que aparezcan ciertas señales que la madre debe tener en cuenta, como el bajo peso en el nacimiento, trastornos en el desarrollo psicomotor, coeficiente intelectual disminuido, hipotiroidismo congénito, ictericia neonatal prolongada e hipotonía.

Una de las formas de estar alerta contra este padecimiento es la observación; es indispensable estar alerta a algunos cambios físicos como; piel y cabello secos, uñas frágiles, fatiga excesiva y el aumento de peso asociado a la retención de líquidos o hinchazón. De presentarse algún síntoma o antecedente de importancia entonces debe acudir al médico para un descarte de la enfermedad.

Cabe indicar que también hay casos de hipotiroidismo subclínico pacientes con valores de TSH elevados y hormonas tiroideas normales usualmente con escasa sintomatología. La prevalencia de esta afección en mujeres en edad reproductiva oscila entre 2% y 7%, mientras que en mujeres con problemas de fertilidad varía entre 0.9% y 40%.

Finalmente, los estudios han demostrado que, en pacientes con aborto recurrente la incidencia de hipotiroidismo es mayor que en pacientes con infertilidad por otras causas.