Estás en: Inicio / Mundo Plus / Salud / Diez consejos nutricionales para decirle adiós al agotamiento

Salud

Diez consejos nutricionales para decirle adiós al agotamiento

¿Te levantas sin agotada/o a pesar de haberte ido a la cama temprano el día anterior? ¿Tus frases suelen ser “no llego a más, me muero de sueño” o “no puedo con la vida? Entonces debes leer esta nota.
*
“El agotamiento tiene mucho que ver con el estilo de vida y la nutrición es esencial. En primer lugar debemos preguntarnos cómo debilitamos nuestro organismo y de qué forma lo desmineralizamos”*, nos explica Yolanda Andrés, experta en nutrición de Sha Wellness Clinic.

Para contrarrestar esta falta de energías existen algunos puntos clave a nivel nutricional que tienes que poner en práctica para dejar de sentirte exhausta/o.

Entre los alimentos que te quitarán el cansancio están:

Aliños naturales

La salsa de soja (con bajo contenido de sodio) y el miso son dos buenas opciones que te permitirán darle sabor a tus comidas y reducir tu cansancio.

La primera se emplea en arroces, pastas o pescados y tiene muy pocas calorías. El segundo es una pasta que se obtiene al fermentar las judías de soja y se usa para condimentar guisos o sopas.

2. Café (en pocas cantidades)

Si bien la cafeína ayuda a reducir el cansancio tiene contraindicaciones que no podemos dejar de lado. Pero también existen otros alimentos que elevan el estado de ánimos y la capacidad de concentrarnos como el chocolate o el té. Si consumes más de lo adecuado los efectos adversos pueden ir desde el dolor de cabeza a la ansiedad, pasando por el insomnio o el nerviosismo.

3. Sal marina y algas

Ambos alimentos, además de ser beneficiosos para nuestra salud, son buenos para evitar el cansancio. Las algas marinas pueden combinarse con otras comidas como arroz y aderezarlas de manera tal que no pierda su sabor concentrado. Por otro lado, la sal marina o sal rosa son dos buenas opciones para reducir los daños causados por el sodio y que se convierten en falta de energía en el día a día.

4. Frutas frescas

Una manzana, una naranja o una pera son buenas si nos sentimos desganados. Las frutas en general nos aportan minerales, vitaminas, fibras y mucha agua, y tienen hidrato de carbono simple que se convierten fácilmente en glucosa, lo cual aumenta la energía.

5. Semillas

La chía, sésamo o calabaza durante la mañana puede darnos la energía necesaria para afrontar el día, combínalos con batidos, yogures o jugos naturales. Además, las semillas de chía, por ejemplo, estabilizan el sistema nervioso y las de sésamo favorecen la síntesis de las endorfinas.

6. Yogurt

Este alimento aporta saciedad y evita que nos sintamos cansados. Esta lácteo es perfecto si estamos a dieta y queremos alimentarnos bien y cumplir con nuestra cuota diaria de calcio. Se puede combinar con avena, pasas de uva, almendras o semillas de chía.

7. Cereales integrales

El arroz, la cebada o la quinua, entre otros cereales, contienen una buena dosis de hidratos de carbono que se transforman en energía apenas ingresan al cuerpo. La buena noticia, además, es que sacian más el apetito que las harinas refinadas.

8. Verduras crudas

Debemos tratar de ingerir vegetales crudos en ensaladas cuando hace frío.Para no aburrirte, puedes cocinarlas al vapor o saltearlas con muy poco aceite de oliva.

Debemos tratar de ingerir vegetales crudos en ensaladas cuando hace frío.

9. Frutos secos

Son perfectos para media mañana o tarde para recargarnos de energía. Si quieres más energía mezcla con alguna fruta (por ejemplo manzana), avena y jugo de naranja. Un desayuno nutritivo y energético 100% natural.

10. Pescado

El pescado no acaba con el apetito por mucho tiempo, pero sí que nos aporta varios nutrientes (como los ácidos grasos Omega 3) que se transforman en combustible y reparan tejidos, y evita que las proteínas consumidas se conviertan en grasa. Recuerda que la falta de hidratación se convierte en cansancio y desgana.