Estás en: Inicio / Mundo Plus / Salud / Expertos explican por qué es un error usar antibióticos para combatir la gripe

Salud

Expertos explican por qué es un error usar antibióticos para combatir la gripe

La gripe es una infección respiratoria causada por un cierto número de virus que ingresan a nuestro organismo a través de la nariz o la boca, la cual presenta algunos síntomas como dolores de cuerpo y músculos, escalofríos, tos, fiebre, dolor de cabeza y garganta, que estarán presentes en tu organismo durante una o dos semana, lapso que dura esta enfermedad.

Si bien existen ciertos medicamentos que ayudan a mitigar las molestias de los síntomas, un error común es tratar de combatir esta enfermedad con antibióticas, lo cual no es recomendable, según los químicos farmacéuticos del Centro Nacional de Control de Calidad del Instituto Nacional de Salud (INS).

Los especialistas señalaron que los antibióticos combaten las infecciones causadas por bacterias y al tomarlos para combatir una gripe cualquiera, que es causada por un virus, se puede crear resistencia, volviéndolos ineficaces cuando realmente se necesitan.
Hay que tener en cuenta las diferencias de un resfriado y una gripe.

El resfriado presenta congestión nasal, estornudos, lagrimeos y dolor de garganta; el malestar es leve y se puede continuar con la rutina habitual; mientras que en la gripe a estos síntomas se les suma fiebre, dolor de cabeza, dolor muscular y articular, que suelen ser más fuertes por lo que interrumpen la rutina diaria y requieren reposo.

La mayoría de las personas se recuperan de la gripe sin tomar medicamentos, ya que los antigripales no curan la gripe, solo alivian los síntomas.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la mejor manera de evitar la gripe es ponerse la vacuna antigripal anualmente, en especial los grupos de riesgo como mujeres embarazadas, niños menores de 5 años, personas mayores de 65 años, entre otras.

Pero para prevenir esta enfermedad lo que se debe tener en cuenta es lavarse bien las manos, aumentar el consumo de líquidos, abrigarse adecuada mente, ventilar los espacios del hogar o el trabajo y no abusar de la calefacción.