Estás en: Inicio / Mundo Plus / Salud / James Harrison: el hombre que salvó a más de 2,4 millones de bebés

Salud

James Harrison: el hombre que salvó a más de 2,4 millones de bebés

Durante los últimos 60 años, James Harrison, un australiano de 81 años, conocido como “el hombre del brazo de oro”, ha donado sangre más de 1,100 veces cantidad que ha conseguido salvar a 2,4 millones de bebés, según informó el Servicio de Sangre de la Cruz Roja Australiana.

Todo comenzó cuando Harrison tenía 14 años y fue sometido a una complicada operación, la cual necesitó 13 unidades de sangre. Desde ese entonces, prometió que donaría plasma cada vez que pudiera y así rompió el récord Guinness como el mayor donante de sangre de la historia, con lo que ha ayudo así a salvar la vida de millones de bebés.

Pero, ¿qué tiene de especial la sangre de este australiano? Pues, la sangre de este longevo héroe tiene un anticuerpo inusual que ha sido utilizado para la elaboración de la vacuna Anti-D, un medicamento que ha salvado la vida de los bebés con EHRN.

El EHRN es una enfermedad hemolítica del recién nacido, un trastorno en el que la madre durante el embarazo produce anticuerpo en la sangre que destruyen los glóbulos rojos del feto. Esto debido a que la madre y el bebé tienen tipo de sangre diferente, en la mayoría de los casos se produce cuando la madre tiene sangre RH negativo y el feto sangre Rh+, heredada del padre.

Harrison estuvo donando sangre por más de una década cuando los investigadores dieron con él en los años sesenta y le pidieron ser el primer donador de lo que llegaría a conocerse como el programa Anti-D.

Según estimaciones oficiales, el 17% de las mujeres embarazadas en Australia requiere la inyección, por lo que se calcula que Harrison ha ayudado a salvar la vida de 2,4 millones de bebés en el país, incluidos sus propios nietos.

Luego de más de 60 años, Harrison se jubiló realizando su última donación. En reconocimiento de su altruista labor recibió la Medalla de la Orden de Australia por su apoyo al Servicio de Sangre de la Cruz Roja Australiana y el programa Anti-D