Estás en: Inicio / Mundo Plus / Salud / Los beneficios del aceite de coco

Salud

Los beneficios del aceite de coco

La combinación única de ácidos grasos de cadena media que contiene el aceite de coco puede producir grandes beneficios para la salud. Estos beneficios incluyen desde la pérdida de peso y el control de los niveles de colesterol hasta el cuidado del cabello, la piel y alivio del estrés.

Posiblemente ya sepas que el aceite de coco es increíblemente beneficioso para la salud del cabello y la piel gracias a sus nutrientes. Lo mejor es aplicarlo luego del baño y directamente en la piel y el cabello. Su uso reducirá la posibilidad de debilidad en el cabello y su aplicación en la piel ayudará a retrasar la aparición de arrugas y diversos tipos de dermatitis o eczemas.

aceite-coco-616x348

Otra de las cualidades del aceite del coco involucra la salud del corazón, aunque este aceite contiene gran cantidad de grasas saturadas, los altos niveles de ácido láurico ayudará a prevenir problemas cardiacos derivados de niveles altos de colesterol y presión alta, además de prevenir la arteriosclerosis.

La pérdida de peso es otro de los beneficios del aceite de coco, gracias precisamente a los ácidos grasos de cadena media y corta que contiene. Además ayuda al metabolismo, al buen funcionamiento del sistema endocrino y la tiroides.

Otro de los beneficios de consumir aceite de coco es que ayuda al sistema inmunológico fortaleciéndolo contra virus y bacterias que causan enfermedades como; gripe, herpes, cáncer y VIH.

El aceite de coco se presenta con una lista increíble de beneficios adicionales a los indicados arriba, también es utilizado para aliviar dolencias al hígado, el riñón y el páncreas; además ayuda a aliviar el estrés y la fatiga mental utilizando el aceite en sesiones de masajes relajantes. El cuidado dental y de los huesos también se ve beneficiado con su consumo.

¿Cómo utilizar el aceite de coco?

A temperatura ambiente el aceite de coco se solidifica, por lo que no se debe guardar en la refrigeradora.

Para fines tópicos. Soltar el aceite remojándolo en agua tibia o exponiéndolo al sol (no uses el microondas). Luego echar un poco de aceite en la mano y aplicarlo al cabello o la piel.

Para el consumo. Solo reemplaza el uso de mantequillas o aceites vegetales por el de coco.