Estás en: Inicio / Mundo Plus / Salud / ¿Manchas en la piel? Aprende cómo detectarlas y prevenirlas

Salud

¿Manchas en la piel? Aprende cómo detectarlas y prevenirlas

2017-10-16 14:37:00

A medida que avanza la edad, las personas se enfrentan a cambios hormonales que se pueden reflejar a través de manchas en la piel. Si notaste algunas manchitas marrones en tu rostro o en tu cuerpo, lo más probable es que se trate de manchas solares. Es muy importante diferenciarlas para poder tratarlas como corresponde y sin riesgos.

Los principales responsables por lo general son las alteraciones hormonales como ya lo dijimos, pero también la menopausia y algunos medicamentos, que te pueden volver fotosensible.

Existen distintos tipos de manchas y tu dermatólogo es el indicado para darte el diagnóstico correcto, pero acá te contamos un poco más sobre las manchas solares:

• Melasma o cloasma
Están asociados a los cambios hormonales y normalmente aparecen durante el embarazo encima del labio superior, en los pómulos y en la frente. Los anticonceptivos también pueden producir o empeorar este tipo de manchas. Son manchas de color café con leche (se oscurecen si te expones al sol).

Para prevenirlas, se recomienda protegerse con SPF 50+ siempre. Sobretodo durante el embarazo. Puedes realizarte un peeling y así eliminar las capas superficiales de la piel, generando piel nueva y eliminando la mancha de a poco.

• Léntigo solar
Son un conjunto de manchas pequeñas y delimitadas que pueden aparecer en la cara debido a una exposición prolongada al sol o también con la edad. Se parecen a una peca, pero de tamaño más grande, que confluye con las de su alrededor, aumentando en cantidad, tamaño y color con el tiempo.Es recomendable utilizar una protección total y evitar la exposición prolongada la sol. Así evitarás la aparición de futuras manchas. ¿Cómo tratarlas? Puedes utilizar distintos tipos de lásers, con indicación de un profesional.

• Hiperpigmentación postinflamatoria
Es una causa muy frecuente de mancha solar en verano. Aparece como consecuencia de procesos inflamatorios en la piel como heridas, dermatitis, quemaduras, lesiones de acné o traumatismo postdepilación con cera o láser, cuando se exponen al sol. Esto provoca un aumento de la producción de melanina y, como consecuencia, la aparición de este tipo de mancha. Su color varía de rosa a rojo, a pardo o negro, en función del tono cutáneo y de la profundidad del cambio de color, con bordes difusos, que aparecen en la zona donde ha habido inflamación previa. Puede ser localizada o difusa, en función del proceso previo.
Para prevenirla, durante la exposición solar, es fundamental proteger la piel lo mejor posible. Para tratarla, aunque tiende a resolverse solo, se pueden utilizar productos despigmentantes como la hidroquinona, retinoides o peelings de ácido glicólico. Los peelings químicos se realizan en dos o tres sesiones, una vez al mes.