Estás en: Inicio / Mundo Plus / Salud / Ocho datos que debes saber sobre la rabia

Salud

Ocho datos que debes saber sobre la rabia

La rabia es una enfermedad viral infecciosa mortal que afecta el sistema nervioso central de los mamíferos, entre ellos los hombres, y se propaga principalmente por medio de animales infectados. El virus está presente sobre todo en la saliva y el cerebro de los animales contagiados.

En casi el 99% de casos humanos, el virus es transmitido por perros domésticos; sin embargo, la enfermedad afecta a animales tanto domésticos como salvajes y se propaga a las personas normalmente por la saliva a través de mordeduras o arañazos.

En general, las muertes causadas por la esta infección raramente se notifican, y los niños de 5 a 14 años son víctimas frecuentes. Cada año se administran vacunas tras una mordedura a más de 15 millones de personas en todo el mundo; de este modo se previenen cientos de miles de muertes anuales por esta enfermedad.

A continuación te daremos ocho datos que debes conocer sobre la rabia:

1. Esta es una enfermedad prevenible mediante vacunación que afecta a más de 150 países y territorios.

2. Desde 1983, los países de la región de la OMS de las Américas han reducido la incidencia de la rabia en más del 95% en el ser humano y del 98% en los perros.

3. La OMS sigue fomentando la prevención de esta enfermedad en el ser humano mediante la eliminación de la rabia canina.

4. El lavado inmediato y a fondo de la herida con agua y jabón después del contacto con un animal sospechoso es fundamental y puede salvar vidas.

5. Esta enfermedad mata anualmente a más de 59,000 personas.

6. El periodo de incubación de la rabia suele ser de 1 a 3 meses, pero puede oscilar entre una semana y un año, dependiendo de factores como la localización del punto de inoculación y la carga vírica.

7. La ingestión de carne cruda o de otros tejidos de animales infectados no es fuente confirmada de infección humana.

8. Los países están trabajando para lograr que para 2030 no haya ninguna muerte humana por rabia, e intensificando su respuesta para relegar esta enfermedad a los libros de historia.

El periodo de incubación de la rabia suele ser de 1 a 3 meses, pero puede oscilar entre una semana y un año, dependiendo de factores como la localización del punto de inoculación y la carga vírica. Las primeras manifestaciones son la fiebre acompañada de dolor o parestesias en el lugar de la herida.

La parestesia es una sensación de hormigueo, picor o quemazón inusual o no explicable por otra causa. A medida que el virus se propaga por el sistema nervioso central, se produce una inflamación progresiva del cerebro y la médula espinal que acaba produciendo la muerte.

La rabia puede presentarse de dos formas. En la primera, la rabia furiosa, los enfermos presentan signos de hiperactividad, excitación, hidrofobia (miedo al agua) y, a veces, aerofobia (miedo a las corrientes de aire o al aire libre), y la muerte se produce a los pocos días por paro cardiorrespiratorio.

La otra forma es la rabia paralítica, la que representa aproximadamente un 30% de los casos humanos y tiene una evolución menos grave y, por lo general, más prolongada. Los músculos se van paralizando gradualmente, empezando por los más cercanos a la mordedura o el arañazo. El paciente va entrando en coma lentamente y acaba falleciendo. A menudo, la forma paralítica no se diagnostica correctamente, lo cual contribuye a la subnotificación de la enfermedad.

En caso de ser mordido por un animal infectado debe lavarse y limpiarse de inmediato la herida durante un mínimo de 15 minutos con agua y jabón, detergente, povidona yodada u otras sustancias que maten al virus de la rabia.