Estás en: Inicio / Mundo Plus / Salud / ¿Puede la salud mental de la madre ser perjudicial para el bebé?

Salud

¿Puede la salud mental de la madre ser perjudicial para el bebé?

2017-09-18 10:39:00

Según últimas investigaciones el padecer de algunos trastornos mentales habituales como; depresión, trastorno de pánico o de ansiedad, no deberían suponer una amenaza critica ni para la madre gestante ni para la salud del bebé.

“Creo que un mensaje importante es que las mujeres no están haciendo daño a sus bebés si tienen una de estas afecciones psiquiátricas”, dijo la autora principal del estudio, Kimberly Yonkers, de la Universidad de Yale. La doctora Yonkers y su equipo de investigadores realizaron un seguimiento a más de 2,600 mujeres embarazadas en 137 consultorios clínicos de Connecticut y Massachusetts.

Lo primero que encontraron los investigadores es que existía un leve riesgo asociado a los medicamente psiquiátricos que se utilizan a veces en las afecciones arriba descritas. Es así que, por ejemplo, los bebés de mujeres que tomaron benzodiacepinas tenían un peso ligeramente más bajo al nacer y necesitaron la asistencia de un ventilador adicional en 61 de cada 1,000 casos. Las benzodiacepinas, que incluyen el Xanax (alprazolam), el Valium (diazepam) y el Ativan (lorazepam), se recetan habitualmente para el trastorno de pánico y para los de ansiedad.

Además, tomar un tipo de antidepresivos llamado inhibidores de la recaptación de la serotonina se asoció con una gestación 1.8 días más corta. Esos fármacos incluyen el Paxil (paroxetina), el Prozac (fluoxetina) y el Zoloft (sertralina).

Los antidepresivos también estaban asociados con afecciones relacionadas con la hipertensión en 53 de cada 1,000 embarazos, y con unas tasas más altas de tratamientos por problemas respiratorios menores después del nacimiento.

Sin embargo, este estudio solo encontró asociaciones lo que no prueba que existan relaciones causales. Lo que si podemos indicar de lo observado es que las mujeres embarazadas que sufran estos cuadros clínicos deberían trabajar de la mano de sus médicos para encontrar las dosis más bajas posibles de estos medicamentos, y tal vez optar por rutinas saludables que incluyan una dieta balanceada y la realización de ejercicios, como también el abandono completo tanto del alcohol como del tabaco. Estas fueron algunas de las conclusiones finales en el comunicado de prensa brindado por los investigadores.

Artículo por HealthDay. Este estudio aparece en la edición del 13 de septiembre de la revista JAMA Psychiatry.
FUENTE: Yale University, news release, Sept. 13, 2017