Estás en: Inicio / Mundo Plus / Salud / ¡Quiero hacer ejercicios pero no tengo tiempo! ¿Qué hago?

Salud

¡Quiero hacer ejercicios pero no tengo tiempo! ¿Qué hago?

2017-08-16 16:04:54

Los niveles de inactividad física se han elevado de forma alarmante en todo el mundo, según la Organización Mundial de la Salud “Se ha observado que la inactividad física es el cuarto factor de riesgo en lo que respecta a la mortalidad mundial (6% de las muertes registradas en todo el mundo). Al menos un 60% de la población mundial no realiza la actividad física necesaria para obtener beneficios para la salud”.

Y si de excusas se trata para no ejercitarnos, tenemos muchas; desde que no tenemos tiempo para hacer ejercicios hasta que no tenemos el dinero para el gimnasio o pagar un entrenador. Pero en realidad estos son solo mitos para justificar el desorden en nuestros tiempos.

Aquí vamos a desmentir algunos mitos sobre los “inconvenientes” para comenzar a ejercitarnos:

Mito 1: “Estoy muy ocupado y hacer ejercicios requiere mucho tiempo”.

Para comenzar, no hablemos de “ejercicios” sino de “actividad física”. Actividades cotidianas como cargar la compra, subir escaleras, realizar la limpieza de tu casa o tu habitación, caminar con tu mascota o jugar con los hijos ¡son todas actividades físicas!

Entonces, si comienzas a cambiar algunas rutinas negativas como; utilizar el auto para salir a comprar al mercado en lugar de caminar, o si sales el fin de semana de la ciudad, aprovecha y realiza caminatas largas que además de ejercitarte te relajen y oxigenen tu organismo.

Lo mejor de hablar de actividad física es que no tienes que realizarla durante 30 minutos seguidos, sino que puedes ir acumulando tiempos a lo largo del día: por ejemplo, 10 minutos de caminata a paso rápido tres veces al día o 20 minutos por la mañana y 10 por la tarde. Lo mejor es que puedes incluir la actividad física a tu rutina diaria en la oficina, la escuela y en la casa; acciones sencillas como subir las escaleras en lugar del ascensor, ir al trabajo en bicicleta, caminar luego del almuerzo y caminar para despejarte la cabeza, son actividades que pueden formar parte de las actividades diarias.

Mito 2: “Los ejercicios son para los jóvenes, yo estoy viejo para esas cosas”

La actividad física en adultos mayores puede evitar o prevenir muchas enfermedades no transmisibles frecuentes en los adultos mayores (enfermedades cardiovasculares, artrosis, osteoporosis, hipertensión), y prevenir las caídas. También se ha demostrado que la actividad física mejora la salud mental y la función cognitiva de los adultos mayores y contribuye al tratamiento de trastornos como la ansiedad o la depresión.

Mito 3: “Los niños juegan mucho, no necesitan más actividad física”

¿Sabías que…
Los niños en edad escolar deben acumular al menos 60 minutos diarios de actividad física de intensa a moderada?

Sin embargo, la actividad física de los niños y jóvenes se está reduciendo cada año, ya que ahora pasan más horas delante de la televisión, la computadora o jugando videojuegos a expensas del tiempo que deberían dedicar a la actividad física y los deportes. Sin embargo, la importancia de inculcar en los niños y jóvenes hábitos de actividad física y modo de vida saludables durante la infancia y la adolescencia, tiene más probabilidades de mantenerse a lo largo de la vida.