Estás en: Inicio / Mundo Plus / Salud / Reflexología para bebés: ¿Qué es y cómo se realiza?

Salud

Reflexología para bebés: ¿Qué es y cómo se realiza?

La reflexología en general es un terapia no invasiva de origen oriental que por medio de presión en ciertos puntos del cuerpo sirven para aliviar el dolor, molestias físicas o para relajarse tanto en adultos como niños, e incluso bebés.

Esta técnica trabaja en los puntos reflejos ubicados en los pies, que se asocian con otras parte, sistema o aparato del cuerpo humano: huesos, músculos, articulaciones, sistema digestivo y respiratorio, sistema nervioso central y sistema inmunológico.

“Los bebés por estar en pleno desarrollo de la mayoría de sus sistemas, especialmente del nervioso, son más receptivos a los masajes ejercidos en los puntos de presión de sus plantas”, señala la reflexóloga Ximena Muñoz Reyes.

A partir de los 45 días de vida ya se puede realizarles masajes a los bebés. Por lo cual se recomienda conocer cuáles son los puntos reflejos para saber dónde hacer los masajes para bienestar del bebé.

Conoce cuáles les son los puntos reflejos

foto

En los bebés se encontrará siete puntos reflejos para masajear para tratar una patología específica:

- Zona de la cabeza: se aliviará los olores de cabeza, regularemos el sueño, resfríos, conjuntivitis y otitis.
- Zona de los senos paranasales: reduce el dolor provocado por la dentición, sinusitis, congestiones, alergias, otitis y anginas.
- Zona de los pulmones: Mejora los problemas respiratorios provenientes de los bronquios y pulmones
- Zona del plexo solar: relaja al bebé y lo prepara para un sueño reparador, útil también para cuando el bebé se encuentra sobreexcitado.
- Zona del abdomen superior: alivia problemas digestivos como la digestión lenta, mala absorción de nutrientes y cólicos.
- Zona del abdomen inferior: alivia la patología recurrente en los bebés como meteorismo, estreñimiento y constipación.
- Zona de pelvis: fortalece el desarrollo óseo del bebé en esta primera etapa de su vida.

Importante…

Antes de realizar algún tipo de masajes a los bebés debes tener en consideración estos puntos:

  • Escoger un momento en el que se sienta contento y relajado.
  • Llevarle a un cuarto silencioso, en el que no os interrumpan.
  • Desnudarle sobre una superficie cómoda (la cama grande, por ejemplo).
  • Quitarte las pulseras y los anillos para no arañarle.
  • Frotarte las manos con aceite para evitar que le dé impresión cuando le toques.