Estás en: Inicio / Mundo Plus / Salud / Salud - A cuidar la vitamina D que consumimos

Salud

Salud - A cuidar la vitamina D que consumimos

2017-08-24 09:30:00

Todas las vitaminas son necesarias para tener un correcto funcionamiento en nuestro organismo, esto debido a que todos los órganos del cuerpo las necesitan para realizar diversas operaciones. Es a través de los alimentos que el organismo toma las vitaminas necesarias, y cuando las ingerimos nuestro cuerpo las asimila y aprovecha de la manera adecuada. De todas las vitaminas que existen hay una particularmente importante es la vitamina D.

Entre los alimentos ricos en vitamina D tenemos a los siguientes; aceite de hígado de bacalao, pescado, cereales fortificados, ostras, soya, embutidos y jamones, productos lácteos fortificados, huevos, hongos, etc.

¿Qué es la deficiencia de vitamina D?

La deficiencia de vitamina D significa que no estás recibiendo suficiente vitamina D para mantenerte saludable. Una de las funciones más importantes de la vitamina D es ayudar al cuerpo a absorber el calcio, el principal componente de los huesos; pero además también juega un rol en su sistema nervioso, muscular e inmunitario.

¿Cómo podemos obtener la vitamina D?
Hay tres maneras: A través de la piel, la dieta y los suplementos. El cuerpo produce vitamina D naturalmente después de exponerse a la luz del sol. Lamentablemente, demasiada exposición al sol puede ocasionar envejecimiento de la piel y hasta cáncer de piel, por lo que muchas personas buscan obtener su vitamina D de otras fuentes.

La cantidad de vitamina D que necesita cada día depende de su edad. Las cantidades recomendadas, en unidades internacionales (UI), son:

• Desde el nacimiento hasta los 12 meses: 400 UI
• Niños entre 1 y 13 años: 600 UI
• Adolescentes entre 14 y 18 años: 600 UI
• Adultos de 19 a 70 años: 600 UI
• Adultos mayores de 71 años: 800 UI
• Mujeres embarazadas y lactando: 600 UI

Las personas con alto riesgo de deficiencia de vitamina D pueden necesitar más. Consulte a su médico sobre cuánto necesita.

Puede ser que usted no tenga suficiente vitamina D por diferentes razones:

• No recibe suficiente vitamina D en su dieta.
• No absorbe suficiente vitamina D de los alimentos (un problema de malabsorción).
• No recibe suficiente exposición a la luz solar.
• Su hígado o sus riñones no pueden convertir la vitamina D en su forma activa en el cuerpo.
• Toma medicamentos que interfieren con la capacidad del cuerpo para convertir o absorber vitamina D.