Estás en: Inicio / Mundo Plus / Viajes / Estas son las cosas que nunca debes hacer en un viaje

Viajes

Estas son las cosas que nunca debes hacer en un viaje

Cada viaje es una nueva aventura, siempre hay experiencias nuevas que hacen que el gasto o los sacrificios que se hagan valgan la pena.

Pero no siempre todo sale como se tiene planeado y se convierte en una pesadilla. Por ello, es importante mantener la calma y buscar soluciones en vez de ahogarte en un vaso con agua. Para eso, hay que estar informado y preparado para los posibles imprevistos que podría surgir.

Perder la conexión

Los viajes largos suelen tener escalas o también llamados vuelos de conexiones, pero en ocasiones los vuelos tienden a retrasar. En este caso hay dos posibilidades:

Si la conexión es en la misma compañía, lo usual es que a misma aerolínea recoloque los pasajeros en el siguiente bueno o pueda conseguir una indemnización si se llega al destino final con tres o más hora de retraso.

Si los vuelos son en distintas aerolíneas, bajo distintos números de reserva, ninguna de las aerolíneas no tienen que facilitar asistencias y vuelo alternativo si el retraso es menor de tres horas, ya que son dos contratos de transportes distintos.

En el momento de hacer las consultas es importante mantener la calma, tomar nota de los nombres, hora y detalles de la conversación con el personal de asistencia de la compañía. Además, es bueno guardar los mensajes y tickets o facturas que acrediten los daños sufridos a consecuencia del retraso, para solicitar la indemnización correspondiente.

Pagos erróneos

Hay que ser cuidadosos y guardar los recibos de los pagos realizados como las reservas de hotel, el pago de vehículo, entre otros, para tener todo organizado y así comprobar que todo está correcto.

No gritar ni alterarse

En ocasiones la frustración se apodera de nosotros y podemos llegar a gritar e insultar a otra persona, lo cual no es una solución a nuestro problema. Hay que ser amables en todo momento y no perder los papeles pues es más fácil que otra persona sienta más cercana y más dispuesta a ayudar si se la trata con respeto.

Nunca viajes sin seguro

Sí bien debemos hacer las cosas con la mejor actitud y la mente positiva, pensar que no es necesario un seguro es una decisión errónea. Nadie sabe lo que podría pasar durante un viaje, por esta razón es mejor estar prevenido y contratar un buen seguro ya sea por cancelación o demora en los vuelos, o bien para estar respaldado en caso de robo, extravío de equipaje, o peor aún, por alguna emergencia médica.

No ponernos emocionales

Es posible que durante el viaje el estrés, la desesperación o el cansancio o cualquier situación irritante haga que perdamos los papeles. Gritar, llorar y maldecir solo provoca rechazo, y a vergüenza ajena.

Por ello hay que asumir estas situaciones de una manera madura y tranquila, explicando las cosas con calma y conseguir salir delante de cualquier situación para no arruinar el viaje.