Estás en: Inicio / Mundo Plus / Viajes / Turismo - No te pierdas el florecimiento de un desierto

Viajes

Turismo - No te pierdas el florecimiento de un desierto

2017-08-24 17:00:00

Las lluvias invernales ocurridas en la región Atacama en Chile, son las responsables de este hermoso e imperdible fenómeno, el florecimiento de una de las regiones más áridas del mundo.

El desierto de Atacama, ubicado al norte de Chile, es conocido en todas partes como el más árido del mundo. Obviamente, eso hace que la zona tenga su propio encanto aunque sus características sean homogéneas: mucha sequía, pocos colores y casi nada de vegetación. Puede fascinar a cualquiera que lo vea por su magnificencia, pero en ciertos años, algo cambia y sus tierras pasan a ser el escenario de un espectáculo que es aún más único.

Cada cuatro años, o a veces más, las lluvias de la región provocan algo impresionante: ¡el desierto florece! Y puedes ser afortunado de viajar a este lugar y descubrir más de 200 especies de flores que aparecen en invierno, y varias de ellas sólo pueden verse en este lugar ¡en ningún otro! Este año, afortunadamente, es uno de esos (si te pierdes la oportunidad, empieza la cuenta atrás y espera el periodo de cuatro años, si la madre naturaleza no nos juega una de sus pasadas).

En general, el fenómeno ocurre entre agosto y noviembre, y justamente ahora, sí, en este exacto momento, es cuando está en su punto más álgido: entre la segunda semana de agosto y la primera quincena de septiembre.

Algo así de increíble obviamente atrae a miles de turistas que no se quieren perder de su belleza… y han sabido retratarlo muy bien y es que entre tantos colores y formas, es imposible no querer tomar cientos de fotografías como las de estos cibernautas que publicaron imágenes increíbles en sus cuentas de Instagram, para perpetuar el recuerdo de haber sido testigos de un suceso tan impresionante. Si te tomamos por sorpresa y no puedes hacer maletas y volar para allá, entonces comienza a planear tu viaje al próximo “desierto florido”.

Una publicación compartida de ATOK DEAN (@atokdean) el