Toma nota de esta receta a base de alcachofa y sorprende a tu familia, además es perfecta para esta noches frías de otoño.

INGREDIENTES:

  • Para la crema de alcachofa:
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharada de mantequilla con sal
  • ½ cebolla blanca
  • 1 poro
  • 1 hoja de laurel
  • 15 corazones de alcachofa grandes
  • ¼ de taza de vino blanco
  • 3 litros de caldo de pollo con verduras o de agua
  • Sal y pimienta
  • Leche evaporada a gusto
  • Para la quinua crocante:
  • 1 taza de quinua cocida

PREPARACIÓN:

Crema de alcahofa:

1. En una olla derretir la mantequilla, agregar la cebolla y poro cortados finamente y la hoja de laurel. Sudar por 10 minutos.

2. Echar los corazones de alcachofas cortados en laminas (la parte del centro no se echa, es muy fibrosa) y mezclar bien para que se impregne con los sabores.

3. Echar el vino blanco y dejar que evapore por completo.

4. Agregar el el caldo, rectificar la sal, pimienta y dejar que se cocine a fuego medio bajo hasta que las alcachofas estén suaves. Se apaga el fuego y se deja entibiar para poder licuar en dos tandas y echarle a gusto la leche evaporada.

5. Mantener en una olla hasta el momento de servir.

Quinua crocante:

1. Poner la quinua cocida y fría en una lata para hornear y llevar al horno a fuego bajo (150 grados C.) y mover cada tanto con una cuchara de palo hasta que se dore un poco.

2. Sacar del horno y enfríe, quede crocante. Guardar en un frasco y usar echándolo en la crema caliente justo antes de servir.