Ingredientes:

Hacer doble receta, una para la base y una para tapar el pastel. Con la masa sobrante, se pueden hornear galletas saladas, hacer pasteles más chicos o hacer empanadas.

Masa:

  • 240 gr (1 ½ taza) de harina sin preparar
  • 150 gr de mantequilla fría y cortada en cuadritos
  • 2 cucharadas de azúcar blanca
  • Pizca de sal
  • 1 yema
  • 3 cucharadas de agua helada
  • 1 cucharada de jugo de limón

Relleno:

  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharada de mantequilla
  • 4 poros
  • 6 corazones de alcachofa
  • Sal, pimiento, nuez moscada
  • 1 lata de leche evaporada
  • 3 huevos
  • 3 yemas
  • ½ taza de queso parmesano rallado

Preparación:

Masa: Hacer un arenado con harina, mantequilla, azúcar y sal. Agregar los ingredientes líquidos, previamente mezclados y formar la bola de masa. Reposar. Poner en la base del molde y refrigerar o congelar un rato. Precocer para que se seque.

Relleno: En mantequilla y aceite de oliva, sudar los poros cortados finamente, con tomillo. Agrega sal y pimienta y cocinar por 10 minutos. Luego echar el vino blanco y dejar que se evapore. Echar un poco de agua para que los poros se cocinen fácilmente y queden suaves.

Hervir los corazones de alcachofa en agua con sal y limón. Colarlos apenas estén tiernos (probar incrustando un cuchillo). Detener la cocción en agua fría y picar en trozos gruesos (el centro del corazón se bota). Agregar los corazones cortados oa los poros.

Mezclar todos los ingredientes restantes en un tazón y agregar los poros con alcachofa, Proba la salr, pimiento y nuez moscada. El queso le da un toque delicioso.

Poner este relleno sobre la masa precocida y tapar el pastel con otra masa pero estirada muchísimo más delgada.

Hacer unos huequitos sobre la masa con la punta de un cuchillo para que ésta respire. Pintar con huevo batido.

Hornear a 180 ºC / 350 ºF hasta que la masa esté bien doradita.

Entibiar antes de partirlo.