Ingredientes:

Masa:

  • 240 gr (1 ½ taza) de harina sin preparar
  • 150 gr de mantequilla fría y cortada en cuadritos
  • 2 cucharadas de azúcar blanca
  • Pizca de sal
  • 1 yema
  • 3 cucharadas de agua helada.
  • 1 cucharada de jugo de limón

Cebollas caramelizadas:

  • 1 ½ kilo de cebollas (blanca, roja o mezcladas)
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharada de mantequilla
  • Tomillo fresco
  • 3 – 4 cucharadas de azúcar rubia

Tomates confitados:

  • 2 kilos de tomates rojos y firmes
  • 5 dientes de ajos
  • Hierbas frescas (romero, tomillo, albahaca)
  • Aceite de oliva (cantidad necesaria)
  • ½ cebolla blanca picada chiquitito
  • Sal
  • 3 cucharadas de azúcar

Acompañar con una ensalada o la que desees. Yo preparé una de lechugas, zanahoria y palta.

Preparación:

Masa: En un bowl hacer un arenado con harina, mantequilla, azúcar y sal. Agregar los ingredientes líquidos mezclados y formar la bola de masa. Reposar la masa por una hora.

Cebollas caramelizadas: En una sartén poner el aceite de oliva con la mantequilla. Agregar las cebollas cortadas a pluma y el tomillo. Dejar que sude y luego echar sal. Después de 10 minutos cubrir con agua hasta que se cocinen, estén suaves y se evapore el agua. Echar el azúcar y caramelizar subiéndole el fuego y moviendo con cuchara de palo.

Tomates confitados: Pelar los tomates, quitarles las semillas y cortar en cuatro (parecen pétalos). Acomodar uno al lado del otro en un recipiente resistente al calor y echar todos los ingredientes. No debe estar flotando en aceite pero si deben estar cubiertos hasta la mitad. Llevar a horno medio-bajo 280 ºC por 1 hora y 15 minutos. Luego apagar el horno y dejar que se enfríe. Una vez frío, escurrir el aceite (este aceite es delicioso para ensaladas y para cocinar).

Estos tomates son deliciosos para pastas, sándwiches, lasagna, etc.

Forrar el molde con papel aluminio o manteca. Acomodar los tomates confitados en la base y las paredes. Poner el relleno de cebollas caramelizadas y si quieres, poner pedacitos de queso.

Estirar la masa bien delgada y usando poca harina. Cortar un círculo de mayor tamaño que la base del molde.

Acomodar esta masa sobre las cebollas y pintarla con huevo batido. Echar semillas de amapola (opcional).

Hornear a 350 ºF hasta que la masa esté dorada, 15 minutos aprox.

Entibiar y desmoldar y la masa va a quedar por debajo como una tarta Tatin.

Servir este pastel con una ensalada rica.