Se ha copiado la url

Aprende elegir la base de maquillaje perfecta para ti

Si te parece complicada esta elección con estos cuatro simples pasos podrás obtener grandes resultados.

Jueves 28 de Marzo, 2019
Loading...
Aprende elegir la base de maquillaje perfecta para ti
(Foto: iStock)
1 de 3

La búsqueda de la base de maquillaje perfecta para algunas personas suele ser un arduo trabajo, porque hay muchos puntos que considerar, como el color, la textura, el tipo de piel, entre otros factores.

Y es que la base es uno de los productos más importante del maquillaje, ya que la buena calidad es básica para cubrir correctamente la piel y no maltratarla.

Existe una variedad infinita de bases de maquillaje que incluyen tratamiento, es decir, que cuanto más las usas, mejor y más sana está tu piel. Por eso, es esencial que la elijas con cuidado, siguiendo cuatro pasos en los que debes hacerte cuatro preguntas.

1. ¿Qué piel tienes y qué necesita?

La base no es pigmento puro, es una mezcla de varios ingredientes que tiene que ir siempre lo más parejo a las necesidades de tu piel. Es decir, importa si tu piel es mixta, grasa o seca. Y por otro lado, debes identificar las necesidades de tu piel: manchas, granitos, arrugas, sensibilidad, entre otras consideraciones.

No vale cualquier base para dos personas con el mismo tono y aparentemente la misma piel, importa mucho de qué piel estamos hablando y qué necesita.

*2. ¿Qué acabado deseas?

Muchas prefieren el acabado mate, rehuyendo de la tendencia glow; otras todo lo contrario: no pueden vivir sin luminosidad o jugosidad. Este es otro de los aspectos fundamentales, además aquí hay dos grupos muy divididos. Por ello, el acabado tiene que gustarte al cien por cien, porque si no te vas a sentir incómoda llevándola.

Por tanto, esta es otra de las preguntas que tienes que hacerte cuando vas a comprar una base de maquillaje: lo natural que queda, la luminosidad, si es mate…

3. ¿Qué cobertura te gusta?

Aquí es cuando debes plantearte si quieres una base de diario y otra todoterreno, para looks más duraderos. Cuando queremos ir naturales optamos por coberturas un poco más ligeras; y para la noche, cuando nos gusta que nuestra piel sea un lienzo impoluto, vemos otras opciones.

Pero esto no tiene por qué ser así, puede que tú seas de las que siempre va natural o todo lo contrario. Solo tienes que tener en cuenta que esto será importante cuando vayas a elegir base.

Si no sabes muy bien qué tipo de cobertura quieres, prueba con una que sea modulable. Son aquellas que, cuando aplicas una capa, puedes poner otra encima aumentando la cobertura.

4. ¿Cuál es tu tono?

Aplica una pequeña línea de los tonos que crees que te irán bien y difumina ligeramente con los dedos hasta que la base esté integrada con la piel. El tono que literalmente “desaparezca”, ese que queda como si no te hubieras puesto nada pero hace que tu piel esté más perfeccionada, es el tuyo. Aunque las preferencias personales se tienen en cuenta, lo ideal es que la base sea exactamente del tono de tu piel, por mucho que queramos ser más pálidas o morenas. Nunca se prueba en la mano o en otra zona del cuerpo, podemos tener diferentes tonos de piel y distintos al de nuestra cara, sobre todo en las manos.

Fuente: Elle

Añade tu comentario